lunes, 12 de mayo de 2008

Preparando la Media Maratón de Montaña de Lacalahorra-La Ragua

(Foto por gentileza de Rafael E Morales)


Es sábado 10 de Mayo en plenas fiestas de Lacalahorra en honor a su patrón San Gregorio Nacianceno (¿por qué me llamaré Gregorio?). Tras la comida familiar y tomar un café con los amigos decido hacer un paréntesis festero y me propongo realizar un reconocimiento del terreno de la próxima carrera del 15 de junio.

El mes de Agosto siempre lo pasamos la familia en Lacalahorra pues aquí nacieron mi padre y mi mujer. Me gusta subir por la carretera de La Ragua y hacer algunos kilómetros de montaña que vienen muy bien para ganar fondo. Pero durante los últimos dos veranos no lo he practicado en demasía pues también he oído que el exceso de montaña te hace perder velocidad. Tan sólo una vez he comenzado desde la base y he llegado a coronar el puerto (13 km). Un tiempo empleado de 1 h y 25 minutos, beber agua en la Fuente de las Yeguas y vuelta hacia abajo. ¡¡¡Una locura!!!

Lo que sí he hecho en más de una ocasión es salir desde la base del puerto, ascender 6 km hasta el Mirador del Castillo de Aldeire, abandonar esa carretera y tomar a la derecha un camino forestal que te lleva hasta el cruce de los ríos, descender hasta Aldeire y regresar a Lacalahorra. Muy bonito el camino y picando hacia abajo durante bastantes kilómetros. Alrededor de 19 kilómetros.

(Llegando a La Ragua, imagen de "maxdau")

Ante el miedo de todo lo que hay que ascender, quiero sufrirlo en mis propias carnes con anterioridad, para no llevarme sorpresas posteriores. Programamos el pulsómetro a 172 pulsaciones máximas y... ¡Comenzamos!

El día está bastante nublado y amenaza lluvia, lo cual puede ser grave en la sierra si se torna a tormenta. Los dos primeros kilómetros van picando poco a poco hacia arriba. A nuestras espaldas va quedando el imponente castillo de Lacalahorra y al frente nos vigila Sierra Nevada cubierta de una fina capa nevada que recibió la noche anterior. Llegamos a Aldeire con “bastante miedo” pues la pendiente no ha sido excesiva y esto no acaba más que de empezar. Unos niños en la plaza te aplauden gritando ¡ánimo, ánimo! Cruzamos la plaza de Aldeire y encontramos un pequeño aperitivo: una rampa de unos 500 metros que el cuerpo acusa un poco. A la derecha salimos del pueblo en busca del Área Recreativa “La Rosandrá”. Una pequeña bajada nos da un poco de aliento y continuamos el ascenso. En poco más de un kilómetro estamos en La Rosandrá pasando entre castaños y cruzamos un río. Comienza lo duro. Repechos de 200 metros, en camino de tierra y piedras, bastante empinados. A la vera del Río de Aldeire continuamos el ascenso entre álamos y pinos hasta alcanzar La Junta de los Ríos. Van 37 minutos de camino. Giramos a la izquierda y….¡¡¡Bienvenidos al Infierno!!! Rampa muy pronunciada y un zorro que se cruza en mi camino. Pulsaciones a 174. Al terminar la rampa miras a la izquierda y ves qué alto has ascendido y cuán abajo queda ahora el río. Camino llano durante unos 400 metros te anima un poco y hace que recuperes. Otra gran rampa te hace sufrir bastante hasta llegar a un pequeño valle. Volvemos a ascender otra vez a un ritmo muy lento intentando que el pulsómetro no estalle. Cruzamos un cortafuegos que otea desde lo alto el pueblo de Aldeire. Las vistas son maravillosas quedando abajo Aldeire, a su derecha Lacalahorra con su castillo y al fondo los llanos del Marquesado y Guadix. También podemos observar la Sierra de Baza. Estaremos a una altitud de unos 1400 metros. En este cortafuegos ya marca el reloj 54 minutos recorridos. Ahora es el momento de la recuperación: largos trechos en semillano descendente y algún pequeño ascenso de leve consideración. Nos acercamos al Castillo de Aldeire y el trabajo serio de hoy va finalizando. Las nubes se han ido condensando cada vez más y amenaza lluvia. No podemos volver atrás pues el regreso sería mucho más largo. Tras una rampa muy moderada estamos en la carretera asfaltada que sube a La Ragua. Total: 1 h 11’ 39’’. Ahora quedarían casi 8 kilómetros de ascenso hasta el puerto a un 5% de desnivel medio, que hoy no vamos a hacer.

Comienza la bajada y la lluvia hace su presencia. El frío y suave brisa intentan doblegar al corredor para que sienta la tentación de hacer autostop. Tan sólo una vez tuve que recurrir a esta estrategia debido a una tormenta eléctrica que me sorprendió en Agosto de hace tres o cuatro años. Pasan los coches y alguno anima con su claxon. La pendiente hace que el ritmo pase a 4’15 por kilómetro sin apretar excesivamente. La bajada es de aproximadamente 6 km y llegamos al destino final en 1h 37’ 54’’. Ha sido un recorrido de alrededor de 19 km. No lo puedo confirmar con exactitud. La satisfacción de haber terminado es gratificante. He perdido un poco el gran miedo que le tenía pues a un ritmo lento se puede hacer sin desfallecer. Otra cosa será la carrera pues la tendencia es cebarnos al principio.

Ducha con agua calentita y una merienda suculenta nos animan a ese gran reto del 15 de junio que nos acercará a rozar con nuestras cabezas el cielo.

La pregunta del millón: ¿Bajaremos de las 2h 15’?

11 comentarios:

María dijo...

Me parece un pueblo precioso en la montaña visto desde la fotografía que tienes puesta.

Espero que disfrutes del maratón al máximo, no por competir, sino la importancia de todo ello radica en la participación. El ver a los demás como tú en la misma situación, a través de este juego, es una manera de poder disfrutar de la naturaleza, de la vida, del ocio, y todo ello siempre queda en beneficio del cuerpo.

Gracias por tus preciosos comentarios en mi blog, todos los que me has dejado, me producen una chispa de alegría, para lo cual, te agradezco en el alma el colorido que das a mi blog con tu presencia.

Saludos y feliz día en este lunes de primavera.

Joan Josep dijo...

Ya de por si me parece admirable la gente que corre esas distancias sumadas a desniveles de esa categoría. Respecto a la medición de las distancias yo uso amenudo Google earth para controlarlas.
Un saludo

JMC dijo...

Don Gregorio, yo tenía pensado ir a ver el circuito de mi milla urbana de antemano, por eso de las estrategias, jejejejeje... (va paliza me van a dar)
Pero esto de estudiar los recorridos de antemano no es como robar un examen antes de hacerlo???

Eres un monstruo, mucha suerte my friend...

Gregorio Toribio Álvarez dijo...

María, la verdad es que es una suerte veranear aquí pues la temperatura es estupenda en verano y los paisajes...

Joan Josep, gracias por esa recomendación sobre Google Earth. El problema está en que en esa zona la definición no es muy buena.

Amigo Jmc: cada "maestrillo con su librillo". La verdad es que no he hecho nada diferente. Ese camino lo tengo más que visto pues es una de mis zonas de entrenamiento en Agosto. Pero claro, nunca lo había hecho en el sentido ascendente. Suerte en tu milla

Lalo G. Rosales dijo...

Ya sé que llego tarde, pero felicidades por tu Santo.
Te estás preparando bien, seguro que haces una buena marca, pero recuerda que en las carreras de montaña es aconsejable salir "reservón", para que al final no te parezca cualquier cuestecilla un auténtico muro. Mucha suerte.

María dijo...

Hola guapo:

Veo en tu perfil que tienes más blogs ¿son todos tuyos? y yo te contesto antes de que tú lo hagas, en caso de respuesta afirmativa, si son todos tuyos yo me pregunto ... ¿y tienes tiempo para escribir tantos? aún así espero saber tu respuesta para poder visitarlos y comentar también en ellos.

Un beso.

Sureña dijo...

Una pregunta que siempre que siempre me hago cuando paso por la carretera... ¿se puede visitar el Castillo por dentro?

Uff qué valor tienes... yo soy negadísimas para esas cosas... :)

Besos

David Rodriguez Roures dijo...

Eso es bueno,de momento ya te has quitado,eso poco de respeto,aunque del todo no es bueno perder lo,también sabes que tienes que controlar en la salida para no cebarse,ya veras como al final y con una buena preparación harás una buena marca,un saludo.

Gregorio Toribio Álvarez dijo...

Lalo: gracias por la felicitación. Pues efectivamente, lo que temo es cebarme al principio y acabar "pidiendo el tiempo".

María: sí, todos son míos. Es cuestión de que te guste y dedicarle algún ratillo diario. El que más trabajo a fondo es el de mi clase de 5-6.

David: gracias por ese consejo. Lo tendremos en cuenta. No tengo entrenador ni club ni nada. Así que los entrenamientos los voy casi haciendo sobre lo que se me ocurre: carrera prolongada suave, series de 200, 400... etc

Gregorio Toribio Álvarez dijo...

Sureña, el castillo es visitable los miércoles. El horario de visita no lo sé. Aunque ya te mandé un correo, aquí lo repito para aquellos que hayan sentido curiosidad lo sepan. Un saludo

Pedro Gª Carrasco dijo...

Faltan nueve días y ya tengo instalado un cosquilleo incesante en mi estómago. Tan sólo llevo dos meses corriendo de manera regular, pero me apetece adentrarme en ese reto de la conquista del alto: Puerto de La Ragua.Gregorio, ¿a ver si nos conocemos?, y por supuesto mucho ánimo. Un saludo, para todos.

 
Share
ShareSidebar