miércoles, 25 de junio de 2008

¡¡¡Yo sé lo que tengo que hacer!!!


Los hijos nacen totalmente dependientes de sus progenitores. Muy lentamente van dando pasos hacia la autonomía personal. Al pasar el año ya son autónomos para andar, haciéndolo sin ayuda. Con cinco o seis años pueden comer solos, sin que tengamos que hacer aviones con la cuchara. A los doce, pueden quedarse solos una tarde en casa o prepararse una cena, aunque sea fría. Con dieciocho ya son autónomos en su plenitud: pueden volver a las 4 de la mañana, hacerse de comer (llamando a Telepizza), tener el cuarto ordenado (cuando lo hacen sus madres) y organizar sus estudios.

Mi mujer, que no tiene muy clara esa autonomía personal de los hijos, cuando llegan los períodos de exámenes y ve que están jugando con el ordenador, viendo la tele o, simplemente, tumbados en el sofá sin tocar un libro, se enfada y les dice:

- ¿Por qué no estás estudiando? ¿No tienes exámenes?

La respuesta del adolescente es evidente:

- ¡¡¡Déjame, que yo sé lo que tengo que hacer!!!

Ahora es el momento en que se crispan los nervios y saltan chispas.

-¿Que sabes lo que tienes que hacer? ¿Teniendo exámenes y jugando con el ordenador?

Evidentemente, mi mujer no comprende su autonomía. Los niños/as sí que saben lo que tienen que hacer.

Lo que pasa es… ¡¡¡QUE NO QUIEREN HACERLO!!!

16 comentarios:

Sylvie dijo...

ays, qué difíciles esas edades por dios!!!!!!!!!!!..paciencia para los dos, es lo único necesario e infalible.

Besitos.

JMC dijo...

Miedo me da la adolescencia. Lo que pasa es que están repasando mientras juegan o duermen, que poco les entendemos....

Suerte my friend.

carmencita dijo...

por suerte o por desgracia, según se mire, no tengo de momento estos problemas, no soy madre, y tal y como está la vida, es muuuuy complicado planteárselo....
besos

Chuspi dijo...

Pos eso!!! Eaaa!!!

Que no les da la GANITAAAA!!!

P.D.- lo siento, pero no conozco ninguna tienducha de barrio donde vendan paciencia a granel!!!

BESITOSS!!

María dijo...

Lo que pasa es que en cada edad, cada persona sabe lo que cree debe hacer, y si por ejemplo, para la edad de tu mujer lo mejor es que vuestros hijos estudien, lo que ellos creen que es lo mejor no es estudiar, sino expandirse jugando con las maquinitas, porque es un mundo tan fascinante que no me extraña que les tenga a todos enganchados jajaja.

Un beso.

Reyes Jiménez dijo...

Un día, Grego y su hermano
se cogiero de la mano
y subieron hacía el monte,
Sacromonte
a buscar el horizonte.

Grego,que nos dijo la mamá
Mari Carmen,que busquemos
futuros para comer
y que no nos demoremos.

¡Joder!
¡Yo sé lo que tengo que hacer!

¡Tú eres un crack!!

y me partí ya una neurona,
coma,
por la mitad.

Gregorio Toribio Álvarez dijo...

Sylvie: hay que tener paciencia desde que nacen hasta años después de que se independicen.

JMC: claro, estudian a escondidas, no vaya que nos enteremos de que nos hacen caso.

Carmencita: es cuestión de no planteárselo. En el fondo, es una gran ilusión eso de la paternidad. Hay que saber entenderlos un poco. Es cuestión de EMPATÍA.

Chuspi: con la crisis que hay, el que ponga la tienda de paciencias seguro que se forra.

María: algunos no recuerdan sus años de juventud o ésta fue muy diferente a como lo es ahora.

Reyes: Tú sí que puedes decir... ¡¡¡Y YO SIGO SIENDO EL REY...!!!

David Rodriguez Roures dijo...

Pues no me queda guerra que sufrir a mi,muy bueno lo del telepizza,sobre todo si pagas tu jeje.
Lo importante es que al final las cosas salgan bien y aprueben,un saludo.

David Rodriguez Roures dijo...

Cuantas entradas me he perdido en unos días,lo de las mujeres en ese espacio podemos poner lo que tienen a primera vista jeje,un saludo superman.

María dijo...

Pues fíjate, yo me acuerdo de mi juventud como si estuviera a la vuelta de la esquina, la siento muy cerquita, lo malo de todo ello es que ya no se puede volver atrás para tener esos 18 añitos jajaja.

Un beso.

Gregorio Toribio Álvarez dijo...

David: cuando alguno ya está en la universidad, ya es dificilísimo que aprueben todo a la primera, sobre todo en unos estudios muy complicados. Por supuesto del Telepizza ya me hago cargo.

María: pues a mí que me quiten lo bailao. No me vuelvo p'atras ni loco. Añorar esos maravillosos años es una pérdida inútil de tiempo. No cambio la estabilidad actual con la neblina que tiene uno en la juventud a la hora de ver el futuro.

Jesús Lens dijo...

Un grito de independencia. Pero ¿qué hacer? ¿Dejarlos a su bola? That is the cuestion.

Tecolinha dijo...

Lo que me sorprende es que la respuesta no haya sido: "¿Y papá, qué?"

jejeje, como si a nosotros no nos pasaran cosas parecidas... Yo tb sé que tengo que recoger la ropa, salir a comprar el bote de nescafé, arreglar de una vez ese frigorífico, ordenar por fin esta habitación... y no sigo, que lo peor es que ¡yo no tengo 15 años!
Un saludo a tus hijos y... paciencia (para ¿ambas partes?)

Si cada persona es un mundo, cada adolescente es una galaxia... pero llena de estrellas :-)

Mª José dijo...

Efectivamente. Ellos saben sus responsabilidades pero no las hacen, y recordando otra entrada tuya, las harán: "Ahora mismo" o "Ya voy"(como me dicen los mios) lo que significa que lo harán cuando les dé la gana o nunca.
Hasta pronto.

Gregorio Toribio Álvarez dijo...

Jesús Lens: yo creo que la virtud está en obviar los extremismos: ni libertad ni libertinaje.

Tecolinha: cuánta sabiduría en tus palabras. Sospecho que estudiaste Psicología.

Mª José: seguro que cuando no hacen las cosas es porque saben que te molesta y te dan ahí donde más te duele.

Mª José dijo...

Me odian ??????????????
Por eso no levanto cabeza.

 
Share
ShareSidebar