martes, 3 de marzo de 2009

ECHANDO HUMO

(Imagen de "cristinaqua")

¡A sus puestos, listos, ya!

Todo el mundo sale echando humo, a toda velocidad, afrontando la carrera que acaba de empezar.

Es simplemente una metáfora que se emplea en estos casos. Pero hoy os voy a hablar literalmente de ECHAR HUMO. Todavía no he visto a nadie fumando mientras participa en una carrera de fondo. TABACO y CORRER son dos actividades bastante incompatibles. Quienes hemos fumado o aún fumamos lo tenemos muy claro.

El tabaco contiene múltiples sustancias nocivas para la salud. Entre ellas se encuentra el alquitrán, el cual tapona el paso del oxígeno a través de los alvéolos pulmonares. Ello se traduce en una sensación de asfixia que se agudiza cuando nuestros movimientos pasan de ser un simple paseo, a ascender una cuesta andando o comenzar a correr.

Quienes entran por aquí, en su mayoría, son teóricamente no fumadores porque practican atletismo. Pero sí que hay quienes tienen ese mal hábito de fumar.

Yo fumaba más de un paquete y medio de tabaco hace 6 años. ¿Cómo pasé a convertirme, en la actualidad, en fumador social?

1º.- El abandonar el hábito de fumar sólo tendrá éxito por una sola causa: el propio convencimiento de que deseamos dejarlo. Si no lo tenemos claro, seguro que reduciremos el consumo temporalmente, pero volveremos a recaer incluso con más adicción.

2º.- Una vez convencido de que quería dejarlo me planteé el método.

a) En primer lugar hice una reflexión de cómo había llegado a tal estado: comenzando por un cigarrillo esporádico, uno diario, 3 diarios,… hasta llegar a esos 30 cotidianos.

b) Aunque sabía que existían diferentes medios para abandonar este hábito, utilicé uno PROPIO consistente en realizar un proceso inverso: ir reduciendo paulatinamente este consumo hasta prácticamente llegar a la absoluta abstinencia.

c) El primer día anoté cada uno de los cigarrillos fumados y la hora a la que los encendía. Fumé 18, reduciendo en 12 mi consumo habitual en un solo día.

d) El siguiente me planteé cuál de esos 18 podría eliminar, pasando a 17.

e) Comprobé que había períodos en los que estaba 2 horas seguidas sin fumar y otros en los que fumaba 3 cigarros en una hora. A partir de ahí decidí matemáticamente distribuir en períodos iguales la dosis de nicotina. ¿Cómo? Contabilizando las horas del día y dividiendo los minutos que iba a estar despierto entre los cigarros que me iba a fumar. Podía coincidir el fumar un cigarro antes de comer y el siguiente media hora después del café. De esta manera disociaba acciones muy relacionadas con el tabaco: la cerveza, el café, el hablar con los amigos…

f) Así fui haciendo sucesivamente: cada día un cigarro menos y el planning para el día siguiente para controlar a qué horas tenía que dar la dosis de nicotina para que el cuerpo se habituara a ir reduciendo el consumo poco a poco.

g) Procuré no sustituir el tabaco por otras sustancias como caramelos, chicles, etc para no dejar una adicción y comenzar con otra. De esta manera lo conseguí con facilidad y sin sentir el temido “mono” o síndrome de abstinencia.

h) De todas formas, cuando se abandona el consumo de tabaco, los sabores y olores los percibes con mayor intensidad y el apetito se despierta vorazmente. Pasé a engordar, en 6 meses, 6 kilos de más.

Actualmente peso 6 kilos menos que cuando fumaba. Es decir, peso 12 kilos menos del tope alcanzado tras disminuir el hábito del consumo de tabaco. Pero eso es una historia que dejo para otro día. Ahora, aunque no debería, sólo consumo esporádicamente alguno que otro.

Aunque el hábito lo tengo bastante controlado, tengo una cosa clarísima para estar alerta ante este gran enemigo:

FUI, SOY Y SERÉ FUMADOR DE POR VIDA


39 comentarios:

Pedro Gª Carrasco dijo...

He de confesar que me he quedado un poco sorprendido, de tu condición de fumador, pero está claro que tienes la situación dominada.
Saludos, de un fumador pasivo, muy a mi pesar.Aunque bien es cierto que cada vez un poquito menos.

Rebeca Álvarez dijo...

Lo malo de todos los fumadores y lo digo en general y sin ofender a nadie es que no respetan a los que no fumamos y nos contaminan de igual forma.Entras a un bar de fumadores y sales contaminado,por eso intentas ir a bares que no fuman pero hay muy pocos, yo pondría la ley y siento por los fumadores, en todos los sitios y que no cumpliera sancionado,no tenemos que tragarnos el humo de los que se queman los pulmones.No piensan en la gente sana,nos contaminan con su humo,es algo que no puedo sinceramente,lo odio,respeto mucho al fumador pero que nos respeten a nosotros también.Me alegra que ese habito malo te controles,sinceramente no he probado el tabaco en mi vida jamas,eso te mata muy lentamente,ay de algo hay que morir,pues no se ,yo no,morirme de un cáncer de pulmón,de garganta no me hace gracia,mientas se es joven no pasa nada pero llegas a una edad que estas que echas humo,hacerme caso todos los fumadores y quitaros esa porquería y tu bien sigue así,por lo menos lo has intentado y eso es un triunfo,David tampoco fuma,nunca ha fumado.Un beso primo y no fumes.

Dani dijo...

Bueno D. Gregorio, al menos la adicción parece (como dice Pedro) estar controlada. No obsante, felicidades por ese "cambio" de chip.

carmen dijo...

Como te comprendo Gregorio por que yo también soy fumadura.Me temo que si los demás no fuman tu y yo debemos ser los apestados jejeje.
Debemos plantearnos seriamente el dejarlo, no es bueno para nada.Pero el problema es que no es tan fácil.Yo por el trabajo a veces estoy muy nerviosa y eso me hace fumar más, que le vamos a hacer.

Saludotes Gregorio.

RAFAEL GONZÁLEZ dijo...

Me ha gustado. Yo también le daba al pitillo y aunque fuí mas drástico a la hora de dejarlo, ya que fué de un día para otro y de eso hace ya siete años. Y como dices: soy un fumador que no fuma!

Franfri dijo...

Yo jamás he probado el tabaco, y ojalá jamás lo haga. Amen


Un abrazo libre de humo

M@ri4 dijo...

Yo había intentado muchas, muchas veces dejar de fumar. Lo dejaba y volvía. Creo que esta vez, es la definitiva, hace ya un año y medio desde ese día maravilloso.

No comparto tu método, porque yo creo que el tabaco se puede dejar simplemente diciendo "se acabó", es más mental que física la dependencia que tenemos. Lo mío fue de un día para otro.

Comparto el punto g de tu exposición (no seais malpensados los lectores) no es bueno desengancharte del tabaco para engancharte a otra cosa...

Te animo a dar el paso!!!

Tus-mundos dijo...

Buen método y mejor decisión, Gregorio. Me ha sorprendido que fumaras, la verdad.
Lo que a mí me queda claro, por mi expreriencia, es que para dejarlo hay que querer.
Yo quise y lo dejé, de un día para otro aquí, en Rusia(aquí un paquete vale al cambio unos 0'70 €).
Ahora me puedo fumar algún cigarro con unas cervecitas (sólo si a mi alrededor fuman,eso aún me cuesta evitarlo) pero no pasa de ahí.

Feliz día!! y que sea sin humo!
un abrazo

Sylvie dijo...

Muy buen post, Gregorio...seguro que a muchos fumadores les puede venir genial!!
La verdad es que hiciste un gran trabajo por ti y tu salud...

Yo nunca he sido fumadora diaria, pero aún siendo corredora, tengo unido en mi mente, fiesta con alcohol y tabaco y la verdad es que cuando las junto, parezco un camionero!!!!!!!!!!...

Besitos.

Una maruja en internet dijo...

¿Fumador tu? anda, anda, si te fumas tres cigarros al año, ¿como me llamarías a mi? :).

Nefer dijo...

Te complicas demasiado la vida Gregorio, lo mejor un par de sesiones láser en la oreja y pasas de 30 a 0 cigarrillos en un solo día... a mi padre le funcionó, lleva ya 7 años sin probar un pitillo y eso que era de los que se cargaban dos cajetillas al día... y lo mejor! sin sufrir mono... eso sí, 300 eurazos la terapia y ha engordado tela, pero y lo sanote que está?
Te lo recomiendo.

Besillos y di No al tabaco!

KARLITOS dijo...

Si señor me gusta el método Gregorio para dejar de fumar , hasta tiene cierto encanto de cuento con final feliz . De todas formas no bajes la guardia . Un saludo .

carla dijo...

Bueno, aquí entra otra apestada. Fumo, y no veas cuanto, siempre me propongo dejarlo,pero...En fin, algún día me lo tamaré en serio y empezaré con tu plan...En estos momentos no creo que pudiera.

ALVARO RUIZ dijo...

Cada loco con su locura y tu a lo tuyo , un abrazo amigo

Juanito dijo...

Yo soy fumador de un paquete anual, vamos en bodas y bautizos, jeje, pero mi novia sí lo es, no fuma mucho, digamos unos siete u ocho diarios de media, tal vez le proponga tu plan porque algún día se quiere plantear dejarlo, el método Gregorio, jeje, un saludo.

SONIA dijo...

Si todos los fumadores fueran como tú... Con respecto a esto soy bastante radical, no puedo evitarlo. Jamás en mi vida he probado un cigarrillo ni lo haré nunca. Si por mi fuera... lo prohibía totalmente. La de situaciones que tenemos que aguantar (cada vez menos) los no fumadores. Por eso creo que faltan fumadores como tú. Mis felicitaciones por entender el problema y saber cómo afrontarlo. No todos pueden.
Un saludo!!!

Carlos dijo...

Yo era fumador de setenta cigarrillos diarios mas menos, lo deje después haber pasado unos quince años fumando, y lo deje de un día para otro, sin tener que pasar por el martirio ese de setenta días a uno menos cada día.
De chicles ni te lo cuento, tuve que dejarlos por dolerme las barras…un día me quede con la boca desencajada, y no la podía cerrar bien de tanto masticar y masticar (verídico).
Eso si, ahora huelo el jamón desde lejos jajaja…para que vayas recordando el tema
Saludos

Jesús Lens dijo...

yo, como solo fumo cuando estoy como una cuba, sufro de unas resacas imposibles y, por tanto.,, termino por asquearme del tabaco.

Así que no he sido fumador nunca. Al menos, activo

Tormenta. dijo...

Felicidades por conseguirlo , de verdad, yo tengo que plantearme alguna vez ya..en serio dejarlo.

supongo que todo es ponerse, pero oye,que me alegro mucho por ti;)

Besazos guapo!.

Sureña dijo...

Pues ahí no coincidimos, para mi beneficio, claro :)

Un beso

More dijo...

Gregorio,pues aqui otro fumador que ya no fuma,aunque se me siguen pasando unas ganas !!!!.
Llevo un mes y tres semanas y la verdad es que cuesta trabajito,pero ahi seguimos, LUCHANDO contra esta maldita adiccion.

Me gusto la entrada.

Un saludo.

estela dijo...

Al leer el titulo he pensado: coño , este me está viendo.Luego, cuando he empezado a leer, me he dicho: claro, ¡es mi padre! uf, que susto.jajaj

En serio, yo sigo ese método: me fumo 8 cigarros al dia, justo a la misma hora, ¿seré cuadiculá?

un abrazo. Estupenda información, intentaré ir bajando mi dosis.

MAMEN... dijo...

Me alegra saber que tú esfuerzo no fue en vano¡¡¡;)

UN BESAZOOOOOO¡¡¡

Anónimo dijo...

He cumplido un año sin fumar. He necesitado ayuda para conseguirlo, pero estoy muy satisfecho, aunque no me fio de mi misnmo, pues he recaido varias veces. Por eso, esta vez tengo claro que no quiero darle una sola chupada, ni pensarlo. Se que soy funumador y lo sere siempre, pero he aprendido a aguantarme.
Rigoletto

Grimo runner dijo...

Yo reconozco que soy fumador pero de muy pocos al día, digamos 6 como mucho y cada dia me estoy planteando más en serio dejarlo, yo sigo el plan de Gregorio pero sin tanta prisa, poco a poco. Un abrazo.

Chuspi dijo...

Puff...desde luego tu método parece interesante pero yo creo que ni con ésas...
Es que ya ni lo intento fíjate, porque tengo tal monazo y dependencia que pensar en dejarlo o reducir tanto su consumo, me parece imposible.

Besis!

joselop44 dijo...

Enhorabuena. Yo lo deje hace n par de años, tambien he adelgazado desde entonces. Y al igual que tu, aun me considero fumador, y eso hace que matenga alta la guardia.
Saludos y enhorabuena

pande... dijo...

Hola Gregorio aquí una apestada más, pero sin tabaco y chocolate no sé vivir, y pásmate fumo desde los 19 años tengo medio siglo + tres y los pulmones muy limpios, estoy escuchuflada del tó, pero muy oxigenada, ja, ja, ja. Además doy el pego... porque tengo cosas y muy gordas, pero me lo tomo a chufla, porque si quejándome se esfumaran estaría todo el día berreando, así que yo a reírme mientras viva, con mi tabaco y chocolate, ah! dulces, je, je, je. ¡Qué bien me cuido!

un beso simpático

Maite

Gregorio Toribio Álvarez dijo...

Pedro Gª Carrasco: gracias a la nueva legislación se va siendo cada vez menos fumador pasivo. Buenas iniciativas.

Rebeca: efectivamente, los fumadores (en general) no tienen en cuenta que su humo es perjudicial para el resto de quienes están a su lado y me acuso en primera persona porque yo fumaba en presencia de no fumadores. Eso sí, ahora soy capaz de aguantar a quien está a mi lado fumando aunque procuro evitarlo.

Dani: hay que estar alerta porque el cerebro tiene esa memoria a muy largo plazo y puede uno recaer fácilmente.

Carmen: si ya empiezas a pensar que deberíamos dejarlo, estás dando el primer paso. Nos engañamos pensando que nos va a tranquilizar el fumar y es todo lo contrario: estamos nerviosos mientras no fumamos. Cuando lo dejas definitivamente sí que estás tranquila.

Rafael González: esa es la idea clave. Reconocer de por vida que uno es fumador. Los que eran alcohólicos siempre dicen “soy alcohólico pero no bebo”. Es un caso muy similar. Que esos 7 se multipliquen por 10.

Franfri: haces muy bien en tenerlo clarísimo.

M@ri4: lo importante no es el método. Ya digo que el mío me fue a mí muy bien porque fui bastante recto en su aplicación y para ello hay que ser muy estricto. Lo fundamental es tener claro que se desea dejarlo.

Tus-mundos: veo que lo llevas controlado. Lo ideal sería el cero absoluto pero si no se pasa de ciertas ocasiones tampoco es tan grave la cosa.

Sylvie: precisamente hice este post por animar a quien fuma muchísimo para que se lo replantee. El método puede ser o no válido. Lo importante es concienciarse de que el tabaco no nos trae nada bueno. Si solamente lo haces de fiesta en fiesta… Lo malo es que tú estás a todas horas de fiesta. Saludos, camionera.

Una Maruja en Internet: vamos a tener que quedar todos los fines de semana para que te vayas acostumbrando a dejarlo. Que de la manera que vas no te veo en NY 2028. Aplícate el post y conviértete en fumador social como yo. ¿Nos fumamos un cigarrito en Logroño y otro en Pamplona esta Semana Santa?

Nefer: mi método no me costó un euro y me va de momento bastante bien. Sólo en reuniones me fumo alguno. Lo malo es que las reuniones son quincenales o semanales. Pero más se fuma en un bar de fumadores pasivamente.

Karlitos: intentaré no bajar la guardia y subir a La Guardia que creo que en Galicia te tomas el marisco y te sale humo hasta por las orejas. Por lo menos eso recuerdo de mi viaje de novios.

Carla: no puedes porque no quieres. El primer paso que hay que dar es concienciarse de que desea uno dejarlo. Cuando empecé mi método seguía reuniéndome con la gente que fumaba y no los evitaba. Si dejas de unirte a ellos en cuanto te vuelvas a encontrar les pedirás un cigarro. ¡Ánimo que está en tu mente!

Alvaro Ruiz: la verdad es que fumar es de locos. Yo estoy un poco mal de la cabeza pero no para ir al psiquiátrico aún.

Juanito: entonces somos de la misma asociación. A ver si la convences.

Sonia: la idea empezó a rondarme cuando dijeron que ya no se podría fumar ni en la sala de fumadores de los colegios. Si me lo prohibían seguro que no lo iba a conseguir. Así pues, decidí prohibírmelo yo directamente.

Carlos: tú no fumabas. Es que eras una chimenea andante porque 70 diarios es encender uno con la colilla del otro. Realmente los olores y sabores se potencian al dejar el tabaco. Empecé a recordar olores de mi infancia que había dejado de percibir por el tabaco. Por eso empecé a engordar, cosa muy común a quienes lo dejan. Eso sí, la sustitución por otra sustancia había que evitarla para que no ocurriese lo que a ti. Habrá que jamonear un día mejor que fumar.

Jesús Lens: a ti es que te gusta patear el mundo por activa y por pasiva: cuando estás como una “cuba” seguro que te fumas un habano. No sé de dónde me viene la idea. Demuestras inteligencia en tu actuación.

Tormenta: fíjate una fecha en la que empezar el método Gregoriano u otro. Yo también lo reforzaba anotando cuánto dinero ahorraba cada día. Como iba quitando más cigarros, el ahorro aumentaba cada vez más. Dicho dinero lo gasté en prendas deportivas hasta que ya no encontré en qué gastar tantísimo dinero. ¡Haz los cálculos!

Sureña: sigue así, que es más inteligente no caer en las redes de este secuestrador mental.

More: el deporte facilita el que dejemos el tabaco. Hay que estar alerta porque en una charla con amigos coges uno, que no pasa nada y… ¡pasa!

Estela: pues anota dichas horas y retrasa el primer cigarro 10 minutos, el 2º 20, el 3º 30… De esta manera pasas a 7 automáticamente y el cuerpo ni se entera.

Mamen: el caso es que no me costó casi nada.

Rigoletto: pues ánimo que cuando se recae se hace con más fuerza que cuando uno fumaba normalmente. Yo puedo permitirme el hacerlo esporádicamente pero es por mi método. Pienso que tú has de ser radical y ni tocarlo. Saludos sin malos humos.

Grimo: que sea sin prisa pero sin pausa. Al final el cuerpo seguro que lo agradece.

Chuspi: eso pensaba yo y mira cómo di el paso y ahora todos los días corro casi una hora sin asfixias.

joselop44: la guardia la tenemos que tener siempre a la vista para no recaer. Felicidades por dejarlo.

pande: el tabaco nos engaña haciéndonos creer que somos felices con él. Somos sus esclavos. Hay que planteárselo por lo menos. Suerte.

Alfa79 dijo...

Los pulmones se hicieron para recoger el aire, el oxígeno, la vida.
Para el humo, ya se construyeron las chimeneas y los tubos de escape.

No soy ni seré fumador, aunque sí que he probado el tabaco. Y no me gusta. Es maligno para el fumador, pero sobre todo para quien no fuma y le acompaña (voluntaria o involuntariamente).

Soy asmático (desde hace 3 años), así que tanto el humo como el polvo me asfixian el aliento y la vida.

Mi recomendación: apuntáos a la vida. Sin humos.

Mi máximo respeto y consideración a quienes fuman, intentan dejarlo, y siempre, respetan a los no fumadores.

Abrazos con oxígeno. Toni Sagrel.

Gregorio Toribio Álvarez dijo...

Alfa79: la pena es que mientras está uno enganchado al tabaco es ciego tanto al propio daño que hace a su cuerpo y bolsillo como los perjuicios que provoca en quienes tiene a su alrededor. Eso sí, quien desee hacerlo, si se va a un lugar donde no molesta a nadie... Pero desde luego, el tabaco es una droga y de las duras en el sentido de la dependencia hacia ella. La adicción que provoca es de las más altas.

Salud os.

CarLitros dijo...

FUI, SOY Y SERÉ FUMADOR DE POR VIDA. Me identifico plenamente contigo, pues fumo algún cigarro de vez en cuando. De hecho nunca lo he dejado del todo, aunque llevo unos tres años en los que no creo que fume de media más de 20 ó 30 al mes, dependiendo también de los momentos.
Pero creo que la última frase es muy cierta, nunca se deja de ser fumador...
Un abrazo

Gregorio Toribio Álvarez dijo...

A TODOS:

Visto lo visto, propongo que de ahora en adelante se organicen las carreras con dos modalidades:

a) Carrera de no fumadores.
b) Carrera de fumadores

Trofeos:

Para la clase a) Dinero, medallas, copas,...

Para la clase b) Mecheros, cajetillas de rubio, de negro, de pelirrojo, tabaco de pipa, tabaco de maní, tabaco de cacahuete,... bombonas de oxígenos, viaje a Cuba a visitar La Habana...

Se aceptan propuestas.

CarLitros: pues bienvenido al club. Ojalá no pasemos de esa nimiedad de cantidad. Quien vive en una ciudad ya inhala más humo que quien fuma un paquete mensual. ¿Nos apuntamos a la modalidad b) en las carreras?

Erzagalillo dijo...

Mucho vicio, la verdad es que hay que estar convencido para quitarse, la de veces que lo habré intentado, siempre aprovechando resfriados y catarros, pero nada, al final recaida.

Es la droga más estúpida que conozco. Seguiremos intentándolo. Muy buenos tus consejos.

Gregorio Toribio Álvarez dijo...

erzagalillo: pues hasta que no te lo plantees seriamente nunca lo conseguirás. Lo del método es lo de menos. A mí me fue bien éste y según leemos en los comentarios hay otros estupendos. Además se pueden reforzar anotando el dinero que se va ahorrando. Yo empecé a gastarlo en material deportivo hasta que llegó el momento en que no sabía qué hacer con tantísimo dinero. Mira esa otra perspectiva. Suerte y empeño cuando te decidas.

Anónimo dijo...

Si tienes claro que el punto primero es consecuencia de lo dañino que es fumar entonces debes dejarlo inmediatamente.

Piensa que en lugar de a fumar cigarros, tu adicción fuera a darte martillazos en la entrepierna. Si reconoces la agresión la paras en seco. Y después andas pensando sobre que triste será tu vida sin volverte a martillar nunca más... :-)

Gregorio Toribio Álvarez dijo...

Anónimo: qué razón que llevas.

Bere Casillas dijo...

Mi querido Gregorio esto es lo que yo llamo una estregia de acoso y derivo al Tabaco, eres la caña.
Un Abrazo y todo un placer haberte conocido hoy Fisicamente o como se conoce en nuestro argot Twittero, gustazo haberte Desvirtualizado.

Gregorio Toribio Álvarez dijo...

Bere Casillas: espero que te pongas manos a la obra y podamos compartir ruta en alguna de las carreras que se organizan en nuestra provincia. Un placer, efectivamente.

 
Share
ShareSidebar