domingo, 5 de abril de 2009

DENUNCIA: ESCLAVITUD ASIÁTICA FEMENINA EN EL SIGLO XXI

¡¡¡POR FAVOR, LEE HASTA EL FINAL!!!


Los bloggers no deberíamos permanecer impasibles ante hechos escandalosos. Podemos y debemos usar nuestros blogs para gritar unidos contra las injusticias sociales. Lo que os voy a contar no tiene ni pies ni cabeza y procuraré no meter la pata pero seguro que, como siempre, meteré las dos hasta el fondo.

La historia surrealista me ocurrió hace aproximadamente dos semanas escasas. Pensando en mis cosas, por la calle caminaba cuando observé que una joven de rasgos asiáticos salía por la puerta principal de la comisaría de policía. Bajo el brazo portaba un papel doblado que cayó al suelo justo antes de doblar la esquina. Como buen ciudadano me dirigí hasta ese lugar, recogí la hoja y giré la esquina en busca de la mujer. Lo extraño es que en esa calle no la pude divisar, ni había edificios donde pudiese haber entrado. Corrí hasta el final, mirada a izquierda y derecha, pero fracaso.

Recorrí de vuelta mis propios pasos pensando qué hacer. La hoja estaba impresa con caracteres asiáticos y, aunque voy dominando los idiomas como el noruego o incluso el polaco, de los orientales ni pajolera idea. ¿Qué habría allí escrito? ¿Sería una carta de amor? ¿O tal vez un documento con información confidencial? Me dirigí a la comisaría pero… ¡Oh, sorpresa! Estaba cerrada a cal y canto.

Los humanos a veces nos metemos en líos sin quererlo. Podría ser cualquier tontería el contenido del papel, o no. De regreso a mi hogar, casualmente pasé por un restaurante chino. Como pensé que podrían ayudarme entré. Estaba lleno a rebosar de gente. Pedí al camarero que me ayudase, por favor. Muy amable, me dijo que encantado y, tras echar un vistazo me indicó que no lo entendía porque era un idioma distinto al suyo. Pero, para alegría mía, sí que era comprensible para el cocinero. Éste me indicó que lo podría traducir pero un poco más tarde pues en la cocina lo reclamaban.

No me gusta la comida china pero… La intriga que ya tenía me obligó a quedarme a comer. Pedí unos rollitos de primavera y mientras los comía pensaba: ¡qué situación más absurda! Estoy comiendo en un chino, que no me gusta en absoluto, esperando a que alguien me traduzca un papel que quizás contenga simplemente la lista de la compra.

Tras la comida, como el cocinero aún no había terminado, pedí una copa de ron.

Diez minutos más tarde, el cocinero estaba de vuelta y traía hechos los deberes. Con bastantes faltas de ortografía había traducido en un folio el contenido que transmito a todos y todas vosotras:

DENUNCIA

Nuestros nombres son D e I (pongo esas iniciales pues mi ordenador carece de caracteres especiales orientales), dos hermanas gemelas nacidas en un país oriental. Nuestra vida fue un verdadero sufrimiento desde el mismísimo día de nacimiento hasta la actualidad. Arrancadas de nuestra madre, de la que ni tuvimos tiempo de poder despedirnos, sufrimos nuestra primera semana de vida en una habitación oscura junto con otras de nuestra especie.

Pocos días después fuimos vendidas por unos míseros 25 euros a un AMO europeo, grueso y alto, que no paraba de fumar largos puros. No éramos las únicas. Se trataba de un mercader de esclavas que, sin más miramiento, no dudaba en cerrar su negocio vendiéndonos por 60 euros. Nos mostraba ante posibles compradores una y otra vez. Estuvimos allí unos 7 días hasta que pasamos a un nuevo dueño.

Era bajito, delgado y vivía en un piso relativamente cómodo. Nuestros primeros días con él fueron algo duros, pero no tanto como llegaron a serlo después. No nos alimentaba prácticamente nada, dándonos muy de vez en cuando una crema de color blanquecino que, tanto mi hermana como yo, odiábamos. Fíjese que ya tenemos seis años y apenas hemos crecido…

Muy pronto empezó nuestro calvario. Casi todos los días nos llevaba a trabajar al campo y cada vez aún más duro. Nos golpeaba constantemente. De nuestros ojos podían salir lágrimas pero no se inmutaba. Seguía haciéndonos sufrir sin descanso. Esto era el devenir del día a día de nuestra arrastrada vida. Podía llover a mares, tener que soportar un frío invernal inmenso, nevar, padecer un calor asfixiante pero no había ni un mínimo miramiento humano de misericordia hacia nosotras.

Al principio teníamos la “suerte” de poder asearnos de vez en cuando. Pero para agravar la situación, metido de lleno en múltiples asuntos, nuestro DUEÑO y SEÑOR olvidó mantenernos aseadas y no le importaba nuestro aspecto pestilente que en bastantes ocasiones presentábamos.

Algunos días nos llevó a la escuela. Pero, lejos de estar sentadas en una silla, nos depositaba en un lugar, ocultas ante los ojos de los niños y niñas de la clase. Poco pudimos aprender pues nuestra asistencia al colegio fue efímera.

Tan sólo podemos hablar a favor de este maltratador en el sentido de que, en ningún momento fuimos forzadas sexualmente. ¡¡¡Lo único que ya nos hubiese faltado!!! A veces se ausentaba de la vivienda durante dos o más días. No dudaba en dejarnos encerradas en una habitación, a oscuras, cerrada a cal y canto.

Durante estos tres últimos meses nuestra vida ha cambiado radicalmente. Dejó la empresa en la que nos explotaba trabajando, dedicándose a actividades cada vez más extrañas, y tuvimos por fin un pequeño descanso. Eso sí, una vez al mes nos sacaba y nos llevaba a un CAMPO DE CONCENTRACIÓN donde podíamos encontrar a otras, como nosotras, del mismo país y de otras diferentes nacionalidades. Eran muchos los AMOS que se juntaban aquellos días con sus esclavas. Se enorgullecían miserablemente ante los demás de la buena adquisición que habían hecho comprándonos por precios más o menos diferentes. Incluso algunas mujeres también eran AMAS de otras sufridoras como nosotras. Charlaban antes de hacernos sufrir y cuando se ponían de acuerdo nos lanzaban a todas al mismo tiempo a trabajar más duro que nunca, sin la más mínima consideración por darnos un pequeño descanso. Cada uno de esos días había más y más gente en dicho campo.

Hemos intentado escapar de esta cárcel y mala vida a la que nos tiene acostumbradas a llevar amargamente. Sabemos que no está bien pedirlo pero deseamos que ponga fin a nuestras vidas ya que no tenemos la suficiente fuerza como para quitárnoslas nosotras mismas. Está mal pedirlo pero, ojalá compre a otras dos y nos deje descansar para el resto de nuestra existencia.

Es la denuncia que ponemos ante las autoridades, para que este TIRANO, MALTRATADOR y ABUSADOR DE FÉMINAS sea perseguido allá donde vaya.

¡¡¡TODOS Y TODAS CORRIENDO TRAS ÉL!!!

Firmado


ASICS DERECHA y ASICS IZQUIERDA

(Las zapatillas de Gregorio Toribio, El Blogredor)

Tras leer el papel, me quedé como el ron: ¡¡¡pálido, pálido, pálido!!!

Perdonad que me encuentre tan mal. Hoy es domingo en plena Semana Santa y no tengo más remedio que perderme durante un tiempo. Me iré a La Rioja y Pamplona y visitaré más de un monasterio, para tratar de olvidar este triste relato que os acabo de contar. Beberé y beberé de los vinos autóctonos hasta lograr quitar de mi mente estos hechos que me han llegado muy profundos al alma.

¡¡¡Cuidaos y aprovechad para ser felices sin mí!!!

15 comentarios:

Rebeca Álvarez dijo...

Sera difícil estar sin ti tantos días,me aburriré un montón si tu humor en fin..os deseo buen viaje a los dos.La verdad que te metes en unos líos jajaja sin quererlos,eso es porque eres con un corazón así de grande y espero que nuestra amistad no se ponga ácida.Buenas vacaciones primo os echare de menos.Besos.

Sylvie dijo...

Que lo pases muy bien en semana santa, lo primero.

En cuanto al tema de las gemelas asiáticas, tela!!.. también me ha puesto triste a mi leerla!!...pobrecitas!...y ¿cuantas habrán tenido y siguen teniendo vidas así?...

Besitos.

Carmen dijo...

Tienes un humor negro, negro. En fin, buenas vacaciones de Semana Santa. Aprovecha para poner el alma en buen lugar.

María dijo...

¿Como voy a pasar la Semana Santa entera sin mi representante? ¡Si estos dias saco mis mejores galas!
¡Como me dejes abandoná te quito el 15%!
¡Disfruta y pásalo bien, pero cuidado con el vino!

Juanito dijo...

Buff! pensar que cosas de estas y peores pasan en nuestro mundo....sin palabras, pásalo bien y por aquí se te hechará de menos, un saludo.

SONIA dijo...

Madre mía Gregorio!! Me debatía entre el disgusto de lo que "parecía" la narración y la certeza de que nos la colarías por algún sitio. Jeje, no me equivoqué!!
Que pases unas buenas vacaciones!!

Nefer dijo...

Uf! sobrecogedora historia.

Haces bien con beber riojas y olvidar.. grego, una a mi salud!

Besillos.

abu Su dijo...

ya que te vas dejas a las gemelas en casa para que descansen, que tengas una linda semana Santa .
Cariños Susana

Tus-mundos dijo...

Es increible aunque no me sorprende, esa esclavitud es bastante evidente y por supuesto, repudiable.
En otros paises, incluyo en el que vivo ahora, hay una manera de forzar y obligar más sutil, enmascarada que en mí, igualmente, provoca repulsión.
Triste, cruel y desfortunademante real.

Hagamos, en la medida de lo posible, que esto no se tolere, que se denuncie y que se vaya reduciendo.

Que tengas unas buenas vacaciones!
un abrazo

Anónimo dijo...

Me quedo con la falsa pista: para que Gregotio luzca sus buenas zapas, hay mucha esclavitud laboral en los países asiáticos. No es una broma: lo del comercio justo va haciendo falta que se consolide, que detrás hay mucha víctima.
El rioja está para perderse.
Rigoletto

betren dijo...

Buenas vacaiones. Te recomiendo la Semana Santa en Calahorra. Además hay una par de muy buenos restaurantes.
Saludos.

Paco Montoro dijo...

Ya con mi edad y todo, esas cosas me dejan helado y me hacen reflexionar. ¿Como podríamos luchar contra esto y tantas cosa?. Un abrazo y bebete otro rioja a nuestra salud.

Fran dijo...

Querido Greg, la globalización y el trasiego de ciudadanos está dejando al descubierto centenares de historias desgarradoras como ésta.
Espero que esos días de retiro te sirvan para recargar las pilas. Hasta la vuelta!!!

estela dijo...

vaya otro de vacaciones.

Si, vete y medita, te hará falta despues de haber leido la verdad de las "gemelas"..jajaj

besos.

Gregorio Toribio Álvarez dijo...

Rebeca: nos vino bien el viaje. Era necesario desconectar. Poco a poco iremos volviendo a estos mundos. Un abrazo.

Sylvie: terminado el descanso, volvemos a la carga. Hay muchísimas de este tipo que sufren esa vida. La pena es que las hay de otro tipo que también llevan una vida horrorosa. Saludos.

Carmen: a veces las cabezas están tan mal que necesitan un descanso. Ya recuperamos las pilas.

María: tu representante ya tuvo el descanso adecuado. Seguiremos renegociando el tanto por ciento.

Juanito: lo hemos pasado genial. Lo malo es que lo de entrenar ha sido tema de otro costal.

Sonia: la literatura nos permite hablar de un tema simulando otro. Menos mal que iba por ahí.

Nefer: creo que los barriles de rioja han descendido sus niveles enérgicamente. Saludos.

abu Su: la pena es que, ni las dejé en casa ni las usé como debería. Pero bueno, tiempo habrá.

Tus-mundos: tema espinoso el de este post. ¿Qué tal tus vacaciones en el exilio?

Rigoletto: efectivamente, es una grandísima pena que se empleen a muchos menores en el mundo para trabajar y que nosotros podamos comprar sus productos. Cada vez que conozco una marca de un producto de este tipo la elimino de la cesta de la compra.

betren: visitamos Calahorra y nos gustó bastante. No podíamos faltar a esa localidad puesto que yo soy de Lacalahorra (Granada).

Paco Montoro: nos bebimos el rioja a tu salud. Buen descanso hemos tenido (en lo mental porque en lo físico, sin parar de andar).

Fran: recargadas las pilas. Ahora falta ir volviendo poco a poco.

Estela: era necesaria esta desconexión puesto que ya estábamos metidos demasiado en estos mundos.

 
Share
ShareSidebar