lunes, 18 de mayo de 2009

¿QUÉ TENDRÁ QUE VER LA VELOCIDAD CON EL TOCINO?


A lo largo de más de un año y medio dando la lata con este humilde blog, publicando a diario, hay tiempo de sobra para decir la gran cantidad de tonterías que se le puede a uno ocurrir.

Entre los diferentes POSTS con los que os he martirizado y castigado, disfruto creando aquellos en los que se generan relaciones inverosímiles. Recuérdense por ejemplo Sistema Solar y Atletismo, Blogs y Química, Nomenclatura Zoológica… Incluso Sonia me comentó hace poco que no podía entender que en un post apareciesen las palabras 36, talla y pintura. Por otro lado, Tusti me hizo una apreciación: “Seguro que a ti no te dice nada eso de que la velocidad y el tocino no tienen relación alguna”. Pues lo intentamos.

El tocino es una grasa animal que acumula este tipo de seres vivos como reserva energética. Los humanos obtenemos la energía, procedente de los alimentos, de dos tipos de nutrientes: los hidratos de carbono y las grasas. La diferencia entre unos y otros está en que los primeros nos proporcionan energía rápida de la que podemos disponer de ella instantáneamente (por eso algunos runners toman glucosa en largas carreras), mientras que los segundos nos dan la energía a largo plazo. Cuando corremos usamos en primer lugar nuestra reserva de hidratos de carbono y si no queda más energía, recurrimos a las grasas acumuladas.

Tocino y velocidad son palabras que se han usado mucho a lo largo de la historia como el ejemplo de dos términos sin relación alguna. Que me lo pregunten a mí.

El otro día, un grupo de mujeres de Fiñana tenía pensado comer unas habas tras la sesión de gimnasia de mantenimiento. Me dice mi mujer:

- Grego, ve a la carnicería a toda VELOCIDAD a por TOCINO antes de que cierren, que las habas hay que acompañarlas con algo que se pegue al riñón.

Efectivamente, cuando comes TOCINO, las grasas procedentes del mismo las acumula el cuerpo a toda VELOCIDAD.

Si no os parece suficiente el razonamiento, observad la foto de arriba. Cuando tenemos reunión de amigos y le damos unos cortes al TOCINO, éstos desaparecen a toda VELOCIDAD.

No os canso más con esta diarrea (tipo de excremento producido a toda VELOCIDAD) mental porque tengo que irme a toda VELOCIDAD para acudir a una cita que tengo concertada con mi amigo Tomás TOCINO.

Por cierto, ¿tú tomas TOCINO? Me lo comentas, a toda VELOCIDAD.

13 comentarios:

Dani dijo...

A ver si va a ser por eso por lo que voy tan despacio... :(

estela dijo...

Tu clase de ciencias me ha dejado alucinada. Con lo rico que está el tocino ya no podré comerlo. Eso de que, a toda velocidad me entren las grasas..... me ha dejado parada jajaja

Juan Carlos dijo...

Un poquillo de panceta bien doradita sobre un par de tostadas y con unos tomatillos cherry dan energía suficiente para coger velocidad ¿no creeís?

Tus-mundos dijo...

no me cabía ninguna duda... ;-)

Jeje, y como no podía ser de otra manera, te ha salido un post con mucha 'grasia' :-)

IRISHDECAI dijo...

Yuyu, Yuyu.
Va de retro Satanas!!

Paco dijo...

pues al final si que van a tener que ver....saludos!

Anónimo dijo...

¿ Te imaginas al marrano corriendo para evitar el dichoso matadero ?

Pues esa, esa es la relación entre la velocidad y el tocino.

Saludos. Toni Sagrel.

P.D.: para los foráneos de Granada, la palabra "marrano" es la que se utiliza en nuestra tierra para citar al "cerdo". En otros lugares le llaman gorrino, cochino, pijo, guarro, etc.

Rebeca Álvarez dijo...

Yo por si acaso no como tocino,no sea que me venga la gripe A porcina a toda velocidad jeje y luego la liemos,pa velocidad ya tengo aquí al atleta popular que es visto y no visto y ya le vendría bien comer un poquito de tocino que ese no engorda ni de coña es como tu juas juas,a comer mucho tocino los dos yo no...yo prefiero un buen jamón de pata negra jajajamil besos primo y cuidado con la velocidad que quitan puntos.

Nefer dijo...

Jajaja pues sí que tiene que ver la velocidad con el tocino... sólo tú podrías encontrar los pararelismos.. buenísimo.. el TOCINO!

Besillos

Trapatroles dijo...

Si es que todo lo bueno es malo...el alcohol, el jamón, el embutido y por supuesto el tocino.
Muy ingenioso, Gregorio, jejeje.
Pecaremos de vez en cuando.

Gregorio Toribio Álvarez dijo...

Dani: pues a aplicarse y no dejarse vencer con las grasas.

EStela: yo soy otro de los que también disfruto con las grasas. Prudencia.

Juan Carlos: ¿dónde está esa barbacoa?

Tus-mundos: la grasia de comerse una panseta con grasa en Andalusía.

Irishdecai: tú no leas nada de esto, je, je.

Paco: algo de relación, aunque absurda, tienen.

Toni Sagrel: se me olvidó incluir el detalle de la velocidad del cerdo con todas sus grasas cuando ve al matador.

Rebeca: soy muy prudente con el coche cuando conduzco. Aunque al final del viaje haya una barbacoa con tocinillo, de velocidades, nada.

Nefer: desde luego que lo único bueno que hay en este post es el tocino, sin duda.

Trapatroles: son pecados beniales. Peca, peca.

Fran dijo...

Pues no, no tomo tocino... y mira que me gusta...
En el deporte está claro que la ingesta de grasa va en contra de la velocidad... pero en cambio dicen que para las actividades mentales favorece la agilidad del cerebro...
Un abrazo.

Gregorio Toribio Álvarez dijo...

Fran: yo por si acaso, por lo de la mente, de vez en cuando le pego un buen ataque. Pero eso sí, de vez en cuando nada más.

 
Share
ShareSidebar