viernes, 4 de diciembre de 2009

¡AY, LAS MUJERES!


(Imagen de "omnia_mutantur")

Aviso de antemano de que soy consciente de la que me va a caer encima con este post. Pero, si no nos arriesgamos, las ideas se quedan el tintero.

Cuando los hijos e hijas crecen empiezan a salir y llegan tarde a casa. Antiguamente eran los padres quienes les reñían por las horas de regreso. Actualmente, al menos en muchos casos que conozco, las madres han tomado ese papel por el tema de la igualdad. Si mis hijos salen y vuelven tarde, mi mujer les regaña. Pero cuando no salen, empieza a preocuparse y animarlos a salir. ¡Que os vais a apolillar dentro de la casa!

¿Me dio por salir a correr? Ya me está riñendo porque me paso bastante rato fuera con el rollo de las carreras. Pero cuando viene una racha en la que no salgo, ya me está instando a que me vaya por ahí.

Cuando los hijos estudian muchísimo, las madres les regañan porque se les va a ir la olla. Si no estudian, ya están también regañando.

Las mujeres tienen un don innato para ver mal todo lo que se haga o lo que deje de hacerse. El caso es regañar. Si no regañan no están tranquilas. Parece que disfrutan regañando.

Bueno, no sigo con esta tontería porque hay alguien que me está diciendo que llevo ya cinco horas pegado al ordenador. Cambio y corto...

¡Que me regañan!

P.D.: Por una vez he puesto de acuerdo a la mayoría de comentaristas: los hombes son escuetos dando la razón y la mujeres lanzan largos comentarios justificándose.

21 comentarios:

Anónimo dijo...

Uy, Gregorio, qué valiente eres, la que te puede caer...
Rigoletto

ALVARO RUIZ dijo...

Te van a dar hasta en el carnet de identidad, un abrazo

Paco dijo...

la que te va a caer...

SONIA dijo...

Bueno, veo que voy a ser la primera mujer en contestar. Y me voy a mojar, porque es cierto que nos pasamos el día (y la vida) regañando (ayer precisamente se me cayó el alma a los pies cuando mi chico me dijo que parecía su abuela, todo el día echándole la bronca). Tu post me hace reflexionar y me decanto por pensar que en realidad siempre queremos lo mejor para los nuestros. En cuanto al tono de ragañina que siempre adoptamos... qué le vamos a hacer, siglos y siglos de educación en contra nos avalan...por desgracia. Aunque en mi caso estoy haciendo esfuerzos por mejorar mi "diplomacia" (o mano izquierda).
Aun así, qué queréis que os diga, si fuese al contrario lo echaríais de menos, así que mejor guante de seda en mano de hierro:P

Un saludo!

Paco Montoro dijo...

Te va a caer la del pulpo...no te digo ná, pero tienes mas razón que un santo...

Xavi Garcia dijo...

Dios mio como te atreves...espero puedas dormir en la habitación ¨de matrimonio¨!! y no en el ¨sofá del salón¨!!!

Un abrazo valiente...tienes bastante razón...de algo tienen siempre que quejarse!!

¨XTB¨ Xavi desde Hong Kong!

P.D: Por certo, muy buen blog y me gusta el traductor!...ya me dirás cómo lo has montado!

Chuspi dijo...

Jamás nos entenderemos, está clarito.
Yo creo que a nosotras nos dominan las hormonas, algo que al parecer los hombres carecéis desde que nacéis, teneis otras sí, pero no compatibles ni entendibles para el sexo opuesto y viceversa.

Digamos que las de la mujer deben de ser más blandas, sensibles o susceptibles ante ciertos acontecimientos o actitudes.

Pero es que en el fondo es lo que os atrae de una mujer, al menos con el paso del tiempo, pues no todo son tetas buenas, grandes y culo no??


:))

Creo que se me entiende de sobra....sino, no habría matrimonios.


Besos!

CarLitros dijo...

Jeje, es un buen enfoque, aunque siempre se pueden dar matices...

Un abrazo

Joaquín dijo...

Tienes más razón que un santo... y es que da igual que sean abuelas, madres o esposas. Siempre les da por decir a los demás lo que tienen que hacer en cada momento.
¿Lo ha leído tu mujer?

Juana dijo...

Si es que aunque yo sea mujer, una cosa que me llama la atención de mis amigas es las órdenes tan contradictorias que pueden dar en poco tiempo, si yo fuese su marido ó hijos, sería incapaz siquiera de recordar tanta "cosa", "tremendas", somos "tremendas".

abu Su dijo...

Gregori, vos si que tenes alma de guerrero, pero como mujer tienes razón "!AY, LAS MUJERES!" como dices tú PERO SI NO ESTAMOS SE MUEREN DE ABURRIMIENTO, cariños Susana

Juanito dijo...

Tú te has metido en un lío y nos quieres liar a nosotros también....jeje, pero te doy TODA la razón. Por cierto, suerte en la Media de Granada, ya ví que últimamente 0 entrenos, pero aunque es algo imprudente lo que vas a hacer seguro que lo harás con cabeza y con la sólida base que tienes y tú experiencia harás una buena Media donde conseguirás lo que buscas, disfrutar de tu ciudad, así que adelante Gregorio, un saludo.

Feroz dijo...

Qué salao!

Entre amigos, a "las nuestras" las llamamos "la máquina de regañar"
Supongo que forma parte de la naturaleza humana, y femenina en particular.
Y no me negaréis que ese "disconformismo conformista" es una de las mil cosas que las hace imprescindibles.
Lo digo por quitar hierro, que como lea esto mi máquina de regañar, me funden.

Feroz dijo...

Además, no hay más que leer. Los hombres contestamos a tu entrada:

-Si. Tienes razón. Vaya huevos. Un abrazo.

Y las mujeres, medio folio.

Si es que somos como somos, para qué negarlo.

Jesús Lens dijo...

Sólo por el título ya eres candidato a que te caiga una hondonada de hostias... virtuales. Jajajajaja.

Pero somos pura contradicción. Eso no hay quién lo niegue

Gregorio Toribio Álvarez dijo...

A TODOS: os escribo desde Rumanía, después de haber sido exiliado del país por parte de mi mujer tras la publicación de este artículo. La conexión aquí es bastante lenta y espero que me disculpéis si aún no vuelvo a comentar en vuestros blogs.

Ha merecido la pena hacer este artículo a pesar de las consecuencias pues, de una vez por todas, he conseguido poner de acuerdo al género masculino por un lado y al femenino por otro y, además, oponiéndose mutuamente.

Rigoletto: algún día te invitaré a mi casa para que veas el traje de torero colgado en el armario.

Álvaro Ruiz: ¿para qué te crees que entreno (entrenaba)?

Paco: En cuanto le di a la tecla PUBLICAR salí disparado de casa.

Sonia: estamos todos los hombres de acuerdo con eso que dices de que como queréis lo mejor para nosotros, pues ¡hale! ¡A regañar! Querednos un poco menos, porfa. Jejejeje. ¿Quién me apoya? ¡Vamos, no me dejéis solo otra vez! (Que saco las banderillas)

Paco Montoro: si ya os digo que esto yo creo que lo llevan en el gen 13 (el gen regañino) Jajajaja.

Xavi Garcia: hola de nuevo. ¿Te queda una cama libre en Hong Kong?

Chuspi: clarita, clarita. Te explicas como un libro abierto. Dejaros de hormonas y dadnos un vasito de cerveza o un vinito. ¡Bueno, no nos deis nada, no vaya a derramarse y nos regañáis después! Nos iremos a correr un poco y terminaremos en el bar. Jejejeje.

CarLitros: ¿buen enfoque? ¡Nos tienen enfocados las 36 horas del día!

Joaquín: mi mujer lo ha leído y no me ha dicho nada sobre el tema. Bueno, para ser sinceros... ¡Deja ya el ordenador, que llevas todo el día!

Juana: te jonra ser tan sincera. Se nota que eres mi amiga tuitera y me defiendes. ¡Niño, que ya no cocinas nada! Te pones una mañana a liarte con la cocina... Jolines, ¿es que no tienes otro día para ponerte a hacer croquetas, hoy que tenemos invitados y ya estás haciendo el solomillo con patatas a lo pobre? ¡Ayyyyy!

Abu Su: soy un guerrero del teclado. Luego... un perrito faldero. Mucho ladrar pero nada de morder.

Juanito: a ver si nos ponemos ya de acuerdo los hombres y las mujeres y cambiamos los términos: en vez de regañar las mujeres y aguantarnos los hombres, hacemos al revés. De ahora en adelante, nos aguantamos los hombres y nos regañan las mujeres. Veremos si al final las medias se quedan para las mujeres pues la inscripción es online y la tarjeta dice que nanis.

Feroz: es la máquina más perfecta de la historia: la máquina de regañar nunca se avería. Dile a tu máquina que se asome por aquí, Caperucita. Jejejeje. Ya os digo, que he puesto a los dos sexos de acuerdo pero cada cual por su lado.

Jesús Lens: ya me han caído una buena saca, eso sí, a través de DM por Twitter. Es que me followea para así poder hacer valer aún más el... ¡AY, LAS MUJERES! Juas, juas, juas.

Landahlauts dijo...

Eres un valiente, un ejemplo a seguir.. y pronto serás un mártir. Pero vivirás siempre en nuestro recuerdo, por tu hazaña.

Loor al héroe!!!

Mario Aller dijo...

De Rumanía nada, que hace poco estabas en Twitter. Así que afronta los hechos y el valor de tus palabras. Le pido a tu querida esposa que no se aproveche de tus debilidades, pero pasará lo que tenga que pasar... :-)

Suerte y saludos

Landahlauts dijo...

Mario:

Se puede estar en Rumanía y en Twitter, no? No es incompatible.

:)

CARMENCA dijo...

Lo que está claro es que el tema no deja indiferente a nadie por la cantidad de comentarios que te han llovido.
Yo discrepo en que por ser mujer se sea "regañona" pero conociendote, entiendo perfectamente a la tuya, ¿¿¿Un altar le ponía yo!!!
besotes.

Gregorio Toribio Álvarez dijo...

Landahlauts: los mártires son la punta de lanza de la revolución. Saludos tuiteros desde Rumanía.

Mario Aller: somos débiles pero al menos tenemos las cosas claras. Peor es la situación de quien no llega a percibir la realidad.

Carmenca: se lo merece desde luego, jejejeje.

 
Share
ShareSidebar