lunes, 25 de enero de 2010

PUNTUALIDAD EN LAS CARRERAS


(Imagen de "movimente")

No suelo participar en muchas carreras a lo largo del año. Normalmente, entre 8 y 10 suele ser mi promedio. He de significar que en casi la totalidad de las mismas, la puntualidad a la hora de la salida ha sido bastante ajustada. Tan sólo en la Carrera de la Suerte de Granada de hace dos años hubo una demora de casi 30 minutos.

La importancia de la puntualidad para dar la salida es evidente. Cada corredor hace su calentamiento y lo prepara para estar listo en el momento previsto para salir. Demorarlo puede suponer enfriamiento, tirones posteriores, no colocarse en el sitio adecuado…

Desde siempre he sido muy puntual. Cuando quedo con mis familiares o amistades, procuro acudir a la cita a la hora programada. El tiempo es oro y no está bien jugar con el de los demás. Si se queda a una hora hay que procurar estar allí en el momento adecuado. Salvo imprevisto de fuerza mayor, no debemos jugar con el tiempo de los demás.

Tengo la suerte de que mis amistades también son puntuales. Pero todo el mundo no es así. Hay quienes, por norma, siempre llegan 15 o 20 minutos tarde. Cuando hay que madrugar para una cita y los demás llegan tarde sin justificación, puede considerarse una falta de respeto.

Soy tan forofo del tiempo, que hasta mi avatar en Twitter es un reloj.

¿Vosotros sois estrictos en este tema o sois de los que hacéis esperar?

5 comentarios:

Un fondista de Doney dijo...

Me considero como tú. Me gusta la puntualidad. Si alguna vez veo que voy a llegar algo tarde, lo paso mal. Y como bien dices, eso de tener que esperar, porque ya se lleva en los genes que hay que llegar con retraso... uf!!!

Un saludo.

SONIA dijo...

La impuntualidad es un defecto que no soporto, me parece de muy mala educación y como señalas en el post, una total falta de respeto hacia los demás. Puedo soportar los 5 minutos de rigor, pero más no. Es como jugar con el tiempo de los demás, ¿qué derecho tenemos a hacérselo perder a alguien? ¿Cómo le vamos a devolver esos minutos? Si lo reflexiono sobre ello casi me parece un sacrilegio...

Un abrazo!

PERIKO dijo...

Intento ser puntual, aunque reconozco que mi tendencia natural es no serlo.

joselop44 dijo...

Detesto hacer esperar y eso me leva a ser el que espera en la mayoría de las ocasiones.
Saludos

Gregorio Toribio Álvarez dijo...

Un fondista de Doney: lo de la genética es discutible. En mi casa concretamente, estamos los muy puntuales y los totalmente impuntuales. Cada cual es como es. Yo soy de tu club.

Sonia: es una cuestión que se puede considerar igual que los malos hábitos como el tabaco: a algunas personas les haría falta un período de desintoxicación atemporal.

Periko: hay que replanteárselo y saber que a quien es puntual se le está robando un tiempo precioso.

Joselop44: yo también soy de los que llegan a tiempo salvo rara excepción con su justificación correspondiente.

 
Share
ShareSidebar