domingo, 17 de octubre de 2010

GENERACIÓN CINCO

Sancho Panza y Don Quixote
(Imagen de "Perfesser")

Hemos oído alguna vez sobre la Generación Y, Generación Z, Generación Nini...  Como la creatividad es libre, me voy a permitir la licencia de describir y bautizar un nuevo tipo de generación: áquella que, como yo, nació en la "maravillosa" década de los 60

¿Cuáles son las características propias de dicha generación?

Quienes hemos sobrepasado los 40 años y aún no alcanzamos los 50, hemos tenido la "suerte" de:

Cuando éramos jóvenes, el ser hijo suponía estar dispuesto a todo por sus padres pues cuando éstos piden algo, los hijos tienen que obedecer.

Ante los maestros, respetos al máximo y aguantar alguna situación injusta porque el maestro o la maestra, siempre tiene la razón. Y si te quejas, ahí están unos padres para recordarte lo anteriormente expuesto porque el guantazo que puedes pillar puede ser sonado.

Cuando hemos alcanzado la juventud, hemos cumplido a rajatabla aquello de la Cenicienta: las 12 de la noche es una hora mágica a la que hay que estar en casa y no por costumbre sino en limitadas ocasiones.

Menos mal que hemos crecido y ahora....

Siendo hijo, si tus padres que son muy mayores están enfermos, los acogerás en casa y los cuidarás, sin pasársete por la cabeza el meterlos en una residencia. Esperas que cuando tú seas el viejo, en la residencia donde te metan tus hijos tenga, al menos, wifi.

Siendo padre, has de pedir perdón a tus hijos si te niegas a comprarles algún capricho; si les dices que estudien; si les das menos de 20 euros para salir; si cambias el canal de televisión.... Si les dices que en tus tiempos estabas antes de las 12 de la noche en casa, te contestan que prometen volver también antes de las 12 de la noche (¡Claro! Salen a las doce y media...)  

¿Y siendo maestros? Si un alumno/a te contradice, has de convencerlo de que tienes razón pero seguro que no lo consigues; ni se te ocurra castigar a alguien 5 minutos sin recreo porque puedes causarle un trauma; antes de llamar a su padre o madre, intenta resolver el problema con el nene, pues así tendrás solamente un oponente contra el que lidiar.  

En dos millones de años que llevamos los humanos por este planeta, no habrá generación alguna que "disfrute" de estas condiciones de vida.

No me extiendo que, por ser de esta generación, me puede caer lo más gordo en los comentarios.

¿Y por qué la he denominado GENERACIÓN CINCO? Pues porque por el cu..... ando quieras te lo cuento.

7 comentarios:

Maru (marudomenech@gmail.com) dijo...

JA JA muy bueno, incluso algunas cosas se pueden extrapolar a la generación siguiente, la mía la de treinta y pocos.
La diferencia es que nosotros si hemos podido salir una hora más que vosotros jaja
un saludo,
MARU

F.Javier de la Rosa dijo...

Yo es que estoy entre dos mares XDDD nací en el 70 y todo eso de lo que hablas me suena cantidad. Ingenioso ;)

Miguel dijo...

Anda que no tienes retranca ni ná.... Vamos a ver Gregorio... que yo soy de la generación 4 .... algo más de 50...muy poquitos más.... y no veas como nos está costando engancharnos al barco de la generación 5 que veis las cosas con tanta naturalidad que nos acoquina!!! Pa valorar, valorar, lo que hacemos las generaciones que andamos a contramanos, a contrapié y os seguimos el ritmo...en la medida que podemos...un fuerte abrazo maestro..!!!

Juan Carlos dijo...

Gregorio, lo has clavado.

Pilar dijo...

Pues sí yo soy de esa Gran generación aunque tengo que confesar que me habría gustado nacer en otra, por el hecho de haber nacido rodeada de tecnología. ¡La de disgustos que me habría ahorrado en mi vida adolescente sólo por tener un móvil! (Para llamar a mamá cada vez que iba a llegar más tarde, por ejemplo) La de fotos chulas que tendría colocadas en tuenti… En fin los miro y tengo envidia sana, aunque a veces creo que el uso que le dan no es el adecuado...

Muy bueno el post...

Juan Bueno dijo...

Soy de la generación 5, a ver, sin risitas... De la que se plegó, según Toribio a los padres, a los hijos, al espíritu santo, pero que al mismo tiempo desobedeció a sus padres, se ríe de sus hijos y no deja que sus alumnos fumen en los retretes del colegio.

Somo así, con conciencia política transversal, como Rosa Díez y Fernando Savater. Ni de izquierdas, ni de derechas. El caso es que también fuimos de todo eso y con pasión, no en vano vivimos la transición... Anda. Ahí tienes con ripio incluido.

Gregorio Toribio Álvarez dijo...

Maru: no cantéis victoria, que una horita de nada no arregla el tema. Veréis lo que os harán los hijos. Agarraos, que vienen curvas.

F.Javier de la Rosa: tú pillaste lo bueno y lo malo. Afortunado tú.

Migual: Por tan sólo dos añitos de másn no nos vayamos a poner tiquismiquis. ;)

Juan Carlos: gracias, colega.

Pilar: no me hables de móviles, que me he comprado ya 4 y cada vez que lo hice mis hijos me cambiaron el suyo por el mío. Envidia sana, desde luego pero...

Juan Bueno: os pilló la transición un poco creciditos y así salisteis de rebeldes.

 
Share
ShareSidebar