martes, 30 de septiembre de 2008

MATRIMONIO Y ATLETISMO ¿CÓMO SE CASAN?


(Iglesia de Fiñana)

Ya que dicen que no hay dos sin tres, tras los POSTS Bodas con protocolo y El traje completamos la trilogía con esta entrada que espero que sea de vuestro agrado.

Para los corredores y corredoras que aún no han pasado por la vicaría, juzgado o por las Islas Seychelles, vamos a explicarle un poco qué es eso del MATRIMONIO.

El matrimonio es como una Maratón.

Comienzas el día en que alguien te sugiere que te pongas las zapatillas, una camiseta y empieces a trotar. Notas que empieza a gustarte el asuntillo (EL FLECHAZO).

Continúas con los entrenamientos. Unos días haces series, otros rodajes largos, algunos descansas, te tomas algunas vacaciones… (EL NOVIAZGO).

La noche anterior a la competición estás que no duermes, pensando en el día siguiente cómo irá (DESPEDIDA DE SOLTERO).

Tras la mejor o peor preparación llega tu debut, el día en que haces tu primera carrera. Te vistes para la ocasión con tus mejores galas. Avisas a todos tus amigos y familiares para que vayan a verte, animarte y hacerte fotos. Te sientes bastante nervioso (LA BODA).

Dan el disparo de salida y comienzas a recorrer tus primeros kilómetros. Te planteas que estás en el comienzo de un largo trayecto (EL VIAJE DE NOVIOS).

Algunas y algunos tienen recompensa bastante pronto, les aplauden los amigos en el kilómetro 5, y ese fruto les anima a continuar (LOS HIJOS).

En el kilómetro 6, sientes un pequeño pinchazo en el gemelo y te planteas si podrás terminar la carrera (LA CRISIS).

En el kilómetro 10 encuentras la zona de avituallamiento, la cual te da un nuevo impulso para continuar esta distancia (EL AMOR).

Cuando vamos por el trece, vemos que alguno “se para” (LA SE PARA-CIÓN).

Otros son más viscerales y dicen que dejan la carrera, pero definitivamente (EL DIVORCIO).

Y no puedo contaros más porque lo máximo que he competido ha sido la media maratón. Si alguna vez la corro completa, terminaré de contaros qué hay al final del MATRIMONIO. (Algunos confidentes me han dicho que hay una O).

15 comentarios:

Mondo Gitane dijo...

Definitivamente, su blog de Vd. es la referencia humorística del atletismo popular apañol. Va Vd. a vivir 100 años. Y nosotros que lo veamos.

Fran dijo...

Muy bueno el paralelismo al principio, Gregorio, pero parece que el final no va a ser muy feliz... me temo. Yo voy por el km 17, (años de casado), voy muy enchufado y a gusto, pero no sé qué ritmo llevaré al paso por la media, ni si en el 35 me toparé con el muro. Además, en el 42 y pico, ¿qué equivaldrá a la enorme satisfacción de llegar a la meta?...

RAKALA dijo...

Me parto de risa con estos posts. ¿Qué hay al final del matrimonio? Una O. jajajjaj
Nunca he corrido una maratón pero en estos momentos estoy planteandome llegar al km 13. En cuanto al running espero correr una media alguna vez.
Besets.

irishdecai dijo...

yo voy por el 25 y lo que he encontrado es la mejor compañera de viaje.

Correoradelamuerte dijo...

Yo creo que el Maratón tiene que ser menos sufrido...

Chuspi dijo...

jajajaja!!
es que me parto contigo!!!
No sé si darle las gracias a mis paquetes de pitillos para no poder correr tanto; P

Aunque no sería tan mala idea dejar de fumar....no?

BESITOS!

Joan Josep dijo...

Me ha gustado mucho el simil que haces entre las carreras y el matrimonio. Veremos lo que nos depara el destino.

Me tiene acelerado el ritmo de publicaciones que has adoptado. Estás que no paras......... y no doy a basto.

Un saludo.

Pedro Gª Carrasco dijo...

sEñorGREGorIO:

"Andamos" inmersos en esa carrera: apenas se ha dado el pistoletazo de salida, de modo que las fuerzas e ilusión están en plenitud de facultades; sabedores, es cierto,de que pronto se avecinan algunas rampas exigentes que unidas a las desaveniencias de algún que otro contratiempo físico aderezado por los inoportunos vaivenes psicóticos que podrían nutrir la discordía.
De nuestra parte: los avituallamientos,l@s animador@s y si fuese necesario hasta asistencia médica, para que la culminación no quede en un mero propósito.
¿Propósito? El mío realizar una maratón y descubrir que hay al final, eso sí: para disfrutarla plenamente la haré en pareja y... sin prisa.
Saludos, de un premaratoniano esposado.

Gregorio Toribio Álvarez dijo...

Mondo gitane: ¿Y estaremos hasta los 100 años con el blog? Antes nos dará el Alzheimer o el Parkinson o lo que sea. Bueno, no auguremos malos tiempos y saquemos la chispa de humor mejor que las penas. Gracias por la visita.

Fran: te llevo 3 kilómetros de ventaja. Lo malo es que aquí no puede uno esperarse a nadie.Ojalá lleguemos a la meta pero, no todo está en nuestras manos.

Rakala: pues ánimo, que más de uno dice que es más fácil el maratón que el matrimonio.

Irishdecai: y que dure por mucho tiempo. Nosotros vamos hacia la media maratón.

Correoradelamuerte: depende de cómo se mire. Todo tiene sus buenos momentos y sus crisis. Tanto maratones como matrimonios dan satisfacciones y mareos como demonios. (Jolines qué pareado ha salido sin querer)

Chuspi: deberías dejarlo. ¡¡¡Y lo dice un fumador!!! Soy fumador social. Fumé hasta hace 5 años un paquete y medio diario. Ahora sólo en actos sociales. Seré vicioso de por vida.Algún día te enseñaré mi método.

Joan Josep: con tanta publicación, veremos a ver el matrimonio mío cómo va. Ahora estoy lanzado de lunes a viernes sin falta, como compromiso que hice hasta final de diciembre. ¿Cumpliré o fracasaré como el que se divorcia?

Pedro Gª Carrasco: la gran diferencia entre la maratón y el matrimonio es que en la carrera tú ves el perfil. Encuentras una montaña y sabes que ahí viene. En el matrimonio puede que creas que estás en llano y resulta que la cuesta la tienes encima. Ya te dije que me cuesta mucho ir a una maratón pues necesito infraestructura. Espero que mi matrimonio sea, al menos, la maratón que corra con seguridad.

Paco dijo...

Gregorio nos falta el final!yo como tu de momento media maraton.La maraton tiene que ser dura...y el matrimonio...

CarLitros dijo...

Cada vez me gusta más leer tu blog, me gusta tu humor, jeje.
Un saludo y a seguir escribiendo.

Paco Montoro dijo...

Pues ya sabes Gregorio, a terminar una marathon y nos cuenta el fin de la historia...genial
Saludos

María dijo...

Jajajaja pero qué buena comparación has hecho, ¡¡¡increíble!! me ha encantado este post. Te diré que yo he pasado el km. 12, espero seguir recorriendo todos los kms. del maratón hasta llegar a la meta, esto es, hasta el resto de mis días jajaja.

Un aplauso y un beso jajaja.

Gregorio Toribio Álvarez dijo...

María: ojala te vaya muy bien en "tu maratón"

Gregorio Toribio Álvarez dijo...

Paco: yo no sé qué será más difícil. Lo importante es mantener esos retos e intentarlo.

Carlitros: me alegro de tus palabras. En ello estamos, publicando de lunes a viernes. Veremos si mantenemos largamente ese compromiso.

Paco Montoro: ojalá pueda contaros el final. Doble señal: he logrado un matrimonio maratoniano y además, seguimos los bloggers en contacto con calva y más arrugas que un garbanzo seco.

 
Share
ShareSidebar