viernes, 6 de febrero de 2009

CUANDO LA COSA SE EMPINA

No cabe duda de que pasamos malos tiempos, en cuanto a economía se refiere. Para incrementar aún más la angustia que llega a muchísimos hogares españoles, hemos sufrido la temida “cuesta de enero”. La cosa se empina y se hace muy difícil llegar a final de mes.

Pero no quiero hacer una entrada triste porque quienes entráis aquí esperáis salir con un buen sabor de boca. Así que, poco a poco, cambiaremos de tema.

Le temo a las carreras porque me producen estrés. Pero cuando se empieza a empinar la cosa, ya puedo llegar a desesperar. Como soy pequeño de estatura, la meta en carreras de montaña la tengo psicológicamente más lejana que los corredores de gran talla. Así que mi estrategia es no mirar al objetivo y tratar de llegar con la mayor entereza posible.

Quienes son altos tienen bastantes desventajas: son voluntarios obligados a bajar objetos de aquel armario, encuentran dificultad para comprar ropa o coche, no pueden pasar desapercibidos entre multitudes… Recuerdo a un jugador del CB Oximesa de Granada, hace muchísimos años, que era alumno mío en una academia de Informática. Cada vez que iba a salir del aula tenía que inclinarse, no ya por no darse con toda la testa en el marco, sino por no quemar sus cejas con el radiador que colgaba sobre el dintel.

Los pequeñines tenemos muchas ventajas: entramos por cualquier sitio, somos difíciles de divisar entre el pelotón, encontramos ropa con facilidad (¡¡¡bueno, yo ya mismo tengo que ir a PréNatal para vestirme!!!)…

Alguna desventaja se tiene: cuando era pequeño escuchaba decir sobre mí:

- ¡Qué niño más mono!

Esta frase no llegué a entenderla hasta que empecé a montarme en autobús a los 14 años y tenía que sujetarme de esa barra horizontal que ponen a inaccesible altura.

Además tenemos un problema cuando vamos a los bares. Como la media de estatura de la población española ha crecido a pasos agigantados en las últimas décadas, los urinarios de pared también se colocan a mayor altura. ¡¡¡Es que los arquitectos son gente de alta alcurnia!!! Ahora viene el problema para los que somos “enanos”. Toda esta tontería viene a que un día, con mi amigo Rafa (otro gigante como yo y que me propuso la idea para este POST), estuvimos tomando unas cervezas. Al volver del servicio me dijo:

- ¡Ve tú, que a mí se me han quitado las ganas!

- ¡Pillín, pillín, que no me has avisado! -le contesto al volver-.

¿Qué se hace en estos casos? Nos montamos uno sobre el otro? ¡Vaya panorama! ¿Nos vamos y lo hacemos en la calle…?

Yo ya tengo la solución: a partir de ahora, además de tener que ir a los bares con el móvil, llaves, cartera, tabaco y mechero (fumadores)… incluiremos el “kit de evacuaciones de emergencia”.


(Kit de salida para los que somos "muy grandes")

Por llevarlas no es que me importe mucho. Lo peor está en que, recordando aquella película titulada “Eduardo Manostijeras”, pronto me pondrán de apodo “Gregorio Piernaescaleras”.

24 comentarios:

Dani dijo...

Jajaja, pues mire usté, después del comienzo algo sombrío con la cuesta de enero (aunque para mí la peor sigue siendo la de Febrero), me ha gustado mucho el final. ¡Viva la vuelta al humor de D. Gregorio!

CarLitros dijo...

Bendita tu imaginación Gregorio... cada día vas a más.
De todos modos el título de la entrada me sugiere un montón de cosas, algo que intuyo que no es accidental.
Un abrazo

Carlos dijo...

Emperezaste bien con la empinada, y a me dio blog,…zas zas, nos lo cambias por lo de pequeño y retaco
Me gusto tu manera de expresarte, y no creo que pienses así que leyéndote se sabe más o menos como eres.
Dicen que había un hombre tan pequeño, tan pequeño que de apellido se llamaba sótanos jajaja
Que pases un buen día amigo

ALVARO RUIZ dijo...

No has pensado ser novelista , serías un crack , me alucinas , de verdad , que imaginación , yo seria tu primer comprador de la futura novela , un abrazo

Abel dijo...

Gregorio, menuda decepción me ha supuesto hoy tuy blog, pues has empezado muy bien con el título, y es que todo apuntaba a que abordarías nuestra temática más preocupante, vamos, me refiero a los temas de alcoba que implican rozamiento, ya me entiendes.
En cuanto al tema de "altura" trataré de aportar mi granito de arena, para solventar los avatares que en los urinarios públicos surgen. Como solución drástica se impone salir sondado de casa, con la bolsita junto al talón, como suele verse por los hospitales. La siguiente fórmula es describir una paráboloa perfecta con los desechso líquidos. Tambien queda la opción de usar el servicio para "disminuído" físico, pues, al fin y al cabo, es una drástica reducción o disminución en la talla, lo que provoca el problema.
Espero hacer ayudado an gran medida.
Saludos!!

Pedro Gª Carrasco dijo...

Pues sí, es verdad, a veces se complica la cosa, pero siempre es cuestión de buscar una solución, que no va a ir uno cargado a todos sitios.
Gregorio, al final me quedo embotado de ganas.

Rebeca Álvarez dijo...

Gregorioooo,no te veo... ahh estas aquí... juas juas... muy bueno si, si,¿ cuanto mides? cada uno es como es y bueno en vez de irte a prenatal a comprarte la ropa te paso la de mi hijo jeje bueno quizás te quede grande jeje,que humor tienes me he reído mucho...cuando nos conozcamos pues para saludarnos te coges la escalera te ira bien jeje David mide 187,mi hija con 10 años 156,mi hijo con 8 años 135 y yo 172.Besitos bajito.

Rafael E. Morales dijo...

Esto sí que es darle brillo a una idea.
No te olvides las escaleras para mañana.

Mamen dijo...

jajajaaa, lo cierto es que los pequeñ@s llegamos a todos los sitios igual que los altos, aunque sea con ayuda¡¡;))

BESOOOSSS Y BUEN FINDEEE¡¡¡

KARLITOS dijo...

Gregorio cuando vi el titulo de la entrada pensé en otra cosa pero al leerlo y al ser de la familia tenemos el mismo "problemilla" , somos muy guapos pero no muy altos .Mañana mismo me hago con el kit-cervecero para urgencias.

DianNa_ dijo...

JAJAAJAJAJA, dios!! me partooooo!! no vale subirse a hombros, os meariais el cogote jajaajajaj, mejor la escalera síiiiiii!!

Muy bueno todo, niño, que hartera reír joe!!!

Muchos besosssss y gracias por las risas

María dijo...

Jajajaja ¡eres increible Gregorio! resulta que comienzas tu post serio y mira dónde has ido a terminar, tienes una imaginación que no creo que la tengan ni los más gigantes.

Un beso.

PD.- Ratifico lo que dice Alvaro Ruiz, si es que, tienes una imaginación increible.

Lía Vega Erao dijo...

Yo soy de la generación del Cola Cao, mi hermana, melliza, evidentemente también... y ella, la puñetera, mide 10 cm más que yo ¿Tu crees?... me conformo con que me llevé lo mejor... jijijiji, soy más simpática y más sociable... bueno, y guapa... digamos que las dos somos muuuuuuu guapas....

Besos y sonrientes besos nazaríes...

sara dijo...

Vaya con el titulo!!!, eso es engañar a tus lectores, jajjaja...

Nefer dijo...

JAjaja bueno Gregorio, consuélate, no dicen que las mejores cosas se guardan en frascos pequeños? pues eso... yo me tengo que agachar cuando voy a los lavabos de los sitios, tb es incómodo jeje.

Besillos.

Jesús Lens dijo...

Pero, muy al contrario, ¿que pasa en esos WCs para liliputienses, cuando los visitamos la gente XXL?

Cuando esto de correr no era más que una afición, podía agachar las piernas y miccionar incómodamente, pero sin salpicaduras.

Ahora que las rodillas me duelen un puñao si las fuerzo, mi Kit para evacuar es un tubo conduceorín, para evitar el esturreo del líquido elemento...

Paco Montoro dijo...

Genial Gregorio, como siempre. Yo soy de los bajitos, 1,67. Saludos

Gregorio Toribio Álvarez dijo...

Dani: el post es un reflejo de una buena carrera: de menos a más.

Carlitros: evidentemente, el doble sentido siempre hay que usarlo como ingrediente para el humor. Saludos.

Carlos: je, je, muy bueno lo de los sótanos.

Alvaro Ruiz: si escribiera una novela sería "pa no vela". Dejémoslo en pequeños bocaditos, que los que somos de ciencias no podemos competir con los de letras. Saludos.

Abel: Efectivamente, es decepcionante el post. Pero es que hay unos "menudos de 10 años que se dejan caer por aquí" y no es plan de que aprendan antes de tiempo. De todas formas, muy científico tu comentario y que me dará base para un más amplio post. Saludos.

Pedro Gª Carrasco: estoy ya maquinando una solución alternativa tras el comentario de Abel. Ya aquí en Fiñana esperando a ver si mañana el infierno se abre. ¡Pánico!

Rebeca: soy de la generación que empezó a tomar yogur (pero era tan nervioso que antes de digerirlo ya había gastado las energías proporcionadas por él). Creo que no llego al 1'65. Cogeré las escaleras para hablar contigo y el crack cuando nos veamos.

Rafael E.Morales: tuya fue la idea del post. Bueno, ya hemos estado de cervezas hoy pero tuve la precaución de pasar por el WC de mi casa antes de salir.

Mamen: gracias. Pequeños y grandes, todos tenemos problemas. Mejor ser intermedio (que no mediocre).

Karlitos: no vayas a comprar el kit-cervecero, que ya tengo otra idea más sencilla. Ya te contaré. Lo de guapos, evidente: el tatarabuelo Grekarlitos era un galán muy codiciado por las damas de la época. ¿Te habló de él tu abuela, mi tía? Otro día te lo cuento.

DianNa: por eso ya decía que no era plan lo de "hacer el montadito". Reír es gratis. Me alegro.

María: lo de mi imaginación puede que sea porque aún soy un niño pero en versión envejecida. Que nos dure!!! Saludos.

Lia Vega: ¿Sois mellizas con diferente estatura? A ver si la muy... te engañaba de pequeña y te "robaba" medio cola cao rellenando el resto de agua. Las hay muy listas. Saludos.

Sara: mis queridísimos lectores/as no son engañados nunca por mí (salvo el día que les metí la trola de que abandonaba el humor). En cuanto entran tienen en cabecera el título con la palabra HUMOR. Espero que ninguno salga de aquí de malhumor en su visita. Saludos.

Nefer: se guardan en frascos pequeños, pero no en microscópicos. Cada uno tenemos lo nuestro. Cuídate (y cuídala, que sólo hay una, dicen).

Jesús Lens: ¡Anda ya, que os lo pasáis bomba con los de versión liliputiense! ¿A que jugáis a hacer puntería? Vamos, más fijo que...

Paco Montoro: bajito pero más alto que yo, por poco. Esto ya no tiene remedio: cada vez vamos más para abajo. Un abrazo.

Toñi F. H. dijo...

Creo que algunos no nos hizo efecto ni el cola cao ni los yogur, qué le vamos a hacer? Ya nos las apañamos nosotros para llegar a todos sitios. No es mala tu solución, pero busca otra alternativa que esa es algo "pesada".
Saludos

Paco dijo...

Tu tan genial como siempre. Pero me voy a poner serio Gregorio, este tema a mi que soy "de los tuyos" me mosquea bastante, recuerdo un incidente con mi padre que es mas bajito aun en un bar. Me dio mucho coraje...me dan ganas de evacuar en el suelo, ya que no soy "digno de la altura del elemento"...

Gregorio Toribio Álvarez dijo...

Toñi: ya estoy en ello. Tengo en mente la solución. Lo que me falta es buscar un hueco en la programación de este blog para colocarlo.

Paco: yo no sé si son los arquitectos o es que los albañiles no se quieren agachar un poco para ponerlos más bajos. La solución más guarra y efectiva está clara: adonde llegue, que llegue. Que espabilen los del bar.

María dijo...

Gregorio:

No te imaginas lo bien que me viene entrar en tu blog, sobre todo en estos momentos.

Un beso.

carmen dijo...

Hay que ver que núnca estamos satisfechos del todojejeje.No importa la estatura, que más da...
Mi marido mide 1.92,mi hijo 1.94 con 14 años y yo 1.70.Todos somos altos, y mi hijo en vez de estar contento se queja de su elevada estatura con respecto a los demás.
En fin, quejarse y quejarse..jajajaj.
Saludos.

Gregorio Toribio Álvarez dijo...

María: intuyo que no pasas por un buen momento. Espero que mis "tonterías" te vengan bien para animarte un poco. Saludos.

Carmen: yo creo que los humanos somos inconformistas por naturaleza. Quien tiene mucho se queja de ello y quien no tiene nada también. Saludos.

 
Share
ShareSidebar