jueves, 30 de abril de 2009

INDESEABLES

Kit de supervivencia, imprescindible en nuestras vidas

Tres días después de la pasada carrera de Granada, leo la crónica que hace Javi en el blog de Las Verdes y se queda uno estupefacto de comprobar a lo que pueden llegar algunas personas. Son casos atípicos que manchan la limpieza y la deportividad con la que se supone que deben celebrarse estas fiestas deportivas.

Quiero extrapolar este caso a la vida cotidiana. Hay personas que su único fin es hacer el mal a alguien. Suelen ser inteligentes, frías y calculadoras. La norma común es que tienen unos celos y envidia de aquellos y aquellas que son más inteligentes, más simpáticos, o más agradables. Para hacerles daño a éstos, suelen rodearse de otros necios, más moldeables, haciendo prácticas rozando el sectarismo.

¿Quién no ha conocido en su familia, trabajo o vecindad a uno de estos energúmenos?

Pon un indeseable cerca de ti.
¡Verás qué bonita es la vida!


23 comentarios:

Ignacio Ortiz dijo...

No veas como te has levantado esta mañana.....Oye!! que yo soy tu amigo, eh!

Al pobre ese no sabe la que le ha caído, y para colmo se ván a enterar dos,...los que tienen internet y los que no tienen porque se lo cuentan.

Lay dijo...

eso es vergonzoso, somos simples aficionados y lo primero es el respeto a los demas y pasarselo bien, y si un veterano como ese no da ejemplo, que esperas tu... en fin que para ser respetado hay que respetar. Un saludo amigo Gregorio.

Rebeca Álvarez dijo...

Que razón tienes primo,siempre hay alguien que te quiere hacer daño,se piensa que así se hace mas grande que tu,pero no es así,te das cuenta que solo quiere verte aplastado.No se como pueden hacer esto yo seria incapaz de hacer daño a nadie cada uno tiene lo que puede y el amor y la amistad esta por encima de todas las cosas,como dice mi hijo un amigo que te hace daño no es amigo y si un niño de 8 años se da cuenta imagínate que diremos los demás.Yo prefiero ser así,opinar sin dañar a nadie y mas en un blog que lo hacen con toda la ilusión del mundo.Tiene que haber de todo en esta vida,mil besos primo y que sepan que la amistad es lo mas maravilloso del mundo.

Carlos dijo...

Yo tenia uno de esos, y fue presidente de la comunidad durante doce años, ahora ni habla y tampoco se le ve en la zona.
Hable con el un poco fuerte y se termino el presi, y los malos modos
Pasa un bun fin de semana

Paco Montoro dijo...

¿indeseables? de esos hay por todos los lados. A veces me es difícil contenerme y no decirles dos cosas en la cara. Cuento hasta 10 y ni por esa...un abrazo

Javi dijo...

Gregorio, un buen psicólogo me comentó una vez que estos indeseables son imprescindibles. Me explico, todos necesitamos uno,son como pruebas para comprobar nuestra templanza y carácter. Son verdaderas pruebas de fuego, acechan y te atacan cuando uno menos lo espera y cree merecerlo. Pero ahí están, en el trabajo, en la carrera del domingo, en el bar, en tus amistades...... Hay que medir lo que se les dice, pero hay que decirlo, pues si se reprime la repugnancia que se siente por ellos podríamos descargar injustamente contra otras personas y/o uno mismo.

Los indeseables son asquerosamente necesarios, por eso hay tantos.

Un saludo!!!

ALVARO RUIZ dijo...

Eso dando caña al personal , si señor , un abrazo amigo

Nefer dijo...

Y quien no ha tenido alguna vez a un indeseable en su vida! si hay a montones, no ves que al hombre (como género humano)lo mueve la envidia?

Besillos

carla dijo...

Indeseables????, haberlos haylos!!!

Jose Luis dijo...

A mí me parece que les habeis malinterpretado y estais haciendo un linchamiento de estos dos pobres inocentes cuya intención no era causar mal a nadie, sino todo lo contrario. Me explico, el primero no intentó agredir a ningún voluntario simplemente abrió la botella, se encontró con que llevaba premio y tras una breve conversación gestual con uno de los voluntarios, le entregó el tapón para repartirse el premio pues era demasiado peso para cargarlo él hasta meta. Y el otro está perfectamente claro y no entiendo como ninguno os habeis dado cuenta, el corredor de los 50 años realmente era el tío del chaval y no le dio ningún empujón ni le zarandeó de los hombros, simplemente le regaló un abrazo efusivo a la par que le remolcaba unos metros para ayudarle, además las frases que le dijo son bastante clarificadoras, tal vez aquellos que sois ignorantes de la codificación que usan en sus mensajes podríais interpretarlas como que le estaba increpando por estar en medio, cuando realmente lo que le estaba diciendo era "pero chiquillo ¿qué haces por aquí, cómo no me has avisado que venías?, bueno te dejo que tu tía me espera en meta y ya sabes como se pone cuando llego tarde. Dale un beso a tus padres y diles que mañana vamos a comer a su casa, o mejor no les digas nada y así les sorprendemos que a tu padre le molesta mucho".

SONIA dijo...

Ver para creer. Lo peor de todo es que gentecilla de esta abunda por ahí. Es que somos muchos. Me sorprende mucho la frialdad de los muchachos agredidos... Me da que pensar! Vamos, que si hubiera sido yo, por ejemplo, la pobre criatura apartada de esa forma... madre mía. El veterano ese no llegaba a meta, de eso estoy segura!
Lamentable.
Un saludo Gregorio!

Pepe Rubio dijo...

Madre mia son hechos que dan bastante vergüenza e indignación, por el mero hecho de presenciarlos, yo en mi trabajo he tenido varios situaciones similares pero con "gallitos de gimnasio" y a veces dan ganas de olvidarte que trabajas ahí y tirarles una pesa a la cabeza, pero en fin... quiero pensar que la mejor opción es responder educadamente y dejarles con un palmo de narices.

Un saludo Gregorio!!!

Trobin dijo...

Muy bueno lo de Jose Luis...ja, ja, ja,...seguro al 100 por 100 que era eso, ja, ja, ja....ay! es que no se les entiende...

Abe dijo...

Por desgracia algún que otro espécimen de ese rango pulula por las carreras populares.
No íbamos a ser tan diferentes a los "normales", teníamos que tener nuestros hooligans.
En fin espejo de la sociedad en la que vivimos.
El resto debemos dar el contrapunto.
Un saludo.

Fran dijo...

Tipejos como esos dos están en el deporte y muestran, seguro, la misma cara en las demás facetas de sus vidas: amigos, trabajo, familia...
Me compadezco de ellos.
Un abrazo, Greg.

FERNANDO SANCHEZ POSTIGO dijo...

la gentuza es un mal extendido. Yo lo cogía a todos, los metía en un barco y los mandaba a una isla desierta en medio del Pacífico. Un abrazo.

Javi dijo...

José Luis, estás en lo cierto, ¿cómo pude ser tan mal pensado? El mal que se percibe en el ambiente, que me está contaminando... jejeje. En cualquier caso, como ya he dicho, gente, en cierto modo, hasta útil para la sociedad. ¡No habría guapos sin feos!

Gregorio, no veas la que has liado con la entrada...

Alfa79 dijo...

Esto ya lo encontramos claramente durante la infancia y la adolescencia. Y como no hay tanta conciencia -por la edad, obviamente-, pues no saben cómo dismilarlo.

Cada uno descubre -o redescubre- indeseables a lo largo de toda su vida.

No todos son fríos y calculadores (los hay de todas las maneras). Pero sobre todo, se caracterizan por intentar -siempre o casi siempre- ser los líderes de un grupo de amigos (o de compañeros de trabajo), considerando a los demás como unos meros adláteres. Si uno de estos "adláteres" intenta salir del redil e ir por libre, será vilipendiado y machacado a no poder más.
Por eso, algunos sólo queremos ser independientes y nunca ser líderes (ni adláteres) de nadie.

La mentira (todo el mundo ha mentido alguna vez en la vida, ya sea por acción u omisión) y la hipocresía, son los grandes pecados que acontecen a la humanidad. La envidia es un mero sucedáneo.

Descubramos a los indeseables.

Buena reflexión. SaLiRe.
Toni Sagrel.

Gregorio Toribio Álvarez dijo...

Ignacio Ortiz: algunos días se levanta uno de esa manera. También habría que hablar que igual que para nosotros puede que haya indeseables, nuestra persona puede resultar un indeseable para otras. Lo que es del César, del César. ¡Vayamos a creer que tenemos la razón absoluta!

Lay: algunos se toman las carreras como si les fuese la vida en ello. Pero yo creo que si ahí lo hacen, en la vida diaria también tienen sus "detalles". Saludos.

Rebeca: hay un lema en la vida que deberíamos seguir: "Vive y deja vivir". Algunos no saben lo que se pierden, porque en el fondo no cesan de sufrir por hacer sufrir a los demás. Allá sus conciencias.

Carlos: seguro que nadie pasa por esta vida sin conocer a alguno de estos elementos. Igualmente, disfruta de estos días.

Paco Montoro: yo he llegado, no a contar hasta 10, sino hasta 1500. En fin, peor para ellos. Saludos y, por cierto, el lunes publico convocatoria de La Ragua, aunque veo que vas a ser el gran ausente.

Javi: qué razón que lleva el psicólogo y tu razonamiento. Lo bonito de la vida es que todos somos diferentes. Si cada persona fuese igual que las demás no tendríamos amigos o allegados pues nos daría igual unos que otros. Eso sí, lo malo es descubrir un indeseable al cabo de mucho tiempo, tras un buen trato. Eso sí que es un mal golpe.

Te recomiendo que corras más lento, para no codearte con ese personal, o mucho más rápido pues creo que en la cabeza de las carreras de Granada hay buen ambiente y relación.

Alvaro Ruiz: le vamos a dar caña pero no de azúcar, no vayamos además a endulzarles la vida. Saludos.

Nefer: ahí está la clave de la cuestión. Envidia = Indeseables. Saludos.

Carla: y se multiplican como una plaga últimamente.

Jose Luis: juas, juas, juas. Tú sí que sabes. Muchas gracias por sacarnos de estas dudas tan existenciales que teníamos. Ojú, qué mal pensados somos. Tu comentario, digno de un post en toda regla. Te animo a que lo hagas porque me has sacado una gran sonrisa.

Sonia: seguro que le retuerces aquellos que van de 12 en 12. Jejejeje. Saludos.

Pepe Rubio: los hay en las carreras, en las familias, en el trabajo, en la carretera, en el vecindario... ¡Una plaga! Saludos.

Trobin: Jose Luis es un artista. Ha sabido interpretar correctamente lo que los demás no supimos. Es que nos dejamos llevar por las emociones... ¡Cuán equivocados estamos todos! Jejejeje.

Abe: en cualquier reunión de más de 50 personas es normal, estadísticamente, que haya de esos tipos. Nuestra sociedad va a un ritmo demasiado acelerado y el estrés y tensiones los pagamos con los demás. Lo malo está en cuando sin tensiones tenemos esa mala idea y mal ser. ¡Que no nos pase demasiado!

Fran: no dan más que lástima. Lo mejor, ignorarlos. No hay mejor guantada que la que no se da. Es que soy muuuuuy pacífico.

Fernando Sanchez Postigo: ¿dónde hay que ingresar dinero para colaborar por la causa?

Alfa79: has dado en el clavo en tu análisis. Tengo ya determinada edad que me permite huir de la hipocresía. Estoy cansado de haber puesto demasiadas caras buenas y luego recibir "recompensas". Así pues, si no aguanto a alguien, me largo inmediatemente de su presencia. Para los pocos años que nos quedan de vida, faltaría estar soportando voluntariamente a un indeseable.

pande... dijo...

Perdon. perdón, perdón he llegado tarde a clase. Maestro tiene que haber de todo, y claro para algunas personas yo soy indeseable, y para mi otros, claro así es la vida, pero vamoslo mejor llevarse bien, sino se puede aire!!

Tú si que sabes, Gregorio!

besossssssssssssss

Gregorio Toribio Álvarez dijo...

Pande: como refiero en los comentarios, aunque para nosotros hay ciertos indeseables en la vida, nuestra verdad no es absoluta y nosotros lo seremos para otros. Eso sí, si no le caigo bien a alguien, "cada cual por su senda y a otra cosa mariposa".

Tus-mundos dijo...

La Envidia unida a celos, ambición, avaricia... es el anti-deporte más internacional y dañino! Una indeseable y repugnable realidad...
Creo que una cosa es ser un indeseable (perfectamente legítimo)para algunos y otra daniño (totalmente ilegítimo), que con indiferencia y educación se termina apartando por agotamiento de energía.
"El poder de la Palabra" es muy efectivo en estos casos. Un gran libro y un gran trabajo.
Me alegro de que haga alusión a este tema, Gregorio, desafortunadamente más de uno nos hemos topado con gente así, afortunadamente en cuanto los reconocemos, podemos buscar la manera de sacarlos de nuestro hueco de "cosas que me importan"...
Indiferencia... se cansarán

Gregorio Toribio Álvarez dijo...

Tus-mundos: creo que das en la clave. Esos indeseables no sólo disfrutan haciendo el mal a los que les rodean sino que, además, intentan la provocación. No seguirles la corriente es la solución pues el no recibir respuesta ante su actuación les hace ver insignificantes sus modos de ser. Pero, ¡qué paciencia hay que echarle y cúanto hay que contar para no...!

 
Share
ShareSidebar