viernes, 18 de diciembre de 2009

LOS ÚLTIMOS DE LAS CARRERAS


(Imagen de "rodshop")

Hoy quiero hacer un homenaje a esos grandes olvidados: a quienes llegan en el último puesto en una carrera, ya sean hombres o mujeres.

Reconozco que en mi primera competición, la Carrera del Melocotón de Guadix, sentí cierto temor a llegar el último. Desconocía el nivel de los participantes en las carreras populares y no sabía en qué puesto finalizaría.

¿Por qué tenemos ese sentido del ridículo? ¿Será porque nacemos en una sociedad competitiva y el que queda el último en algo es un fracasado?

Una vez pasados ciertos años, mi visión es totalmente diferente. Las carreras las podemos tomar como un aliciente para esforzarnos, para mejorar nuestras marcas o, simplemente, como una mera diversión y placer de compartir unos momentos con gente que disfruta de esta pasión deportiva.

Quiero destacar y felicitar a quienes, lejos de sentir el miedo al ridículo, participan en las competiciones aunque queden los últimos o últimas. No olvidemos que tienen un mérito añadido: son los que durante más tiempo han estado corriendo ese día.

11 comentarios:

joselop44 dijo...

Me ha parecido muy acertada tu reflexión Todos tenemos ese miedo al ridículo que muchas veces nos impide participar en diferentes cosas en nuestra vida. Los que llegan los últimos, al menos han traspasado ese barrera y han disfrutado mientras sufrían por terminar la carrera.
Saludos

SONIA dijo...

Interesante reflexión Gregorio, sobre todo por la parte que me toca, ya que suelo ocupar los últimos puestos de las clasficaciones, aunque en realidad ese dato anecdótico no me importa mucho. El día de la I Media Maratón de León mi prima Susana quedó la última después de una carrerita bastante infernal, pero te puedo asegurar que llegó a meta más contenta que los primeros. Y eso no lo olvidaré nunca.

Un abrazo!

Trapatroles dijo...

Muy buena la cita de Gregorio. Después de 37 años como atleta federado puedo mirar atrás y los tiempos de competición a tope ya pasaron. Ahora veo desde otra perspectiva el mundo de las carreras y lo importante es llegar a meta, el superarse a uno mismo.

Cuando veo a un compañero llegar a meta en una marathón con un tiempo de 4 o 5 h. me emociono por ese logro, tiene mucho más merito que el que yo llegue a meta, al fin y al cabo llevo más de media vida en esto.

FELIZ NAVIDAD Y PROSPERO AÑO NUEVO

BON NADAL

ALVARO RUIZ dijo...

Yo siempre lo he dicho me quito el sombrero con cualquiera que se ponga un dorsal y quede como quede, un abrazo amigo

Un fondista de Doney dijo...

Estoy de acuerdo con tu reflexión. Quedar de los últimos en una carrera ha de tener nuestro mayor reconocimiento, ya que lo fácil sería optar por la retirada, y en cambio, siguen luchando hasta cruzar la línea de meta.

Un saludo.

CarLitros dijo...

Yo cuando corro los crosses siempre tengo dos temores, que me doblen y quedarme el último. Pero cuando me ha pasado (me doblaron en Yecla hace un año) no me he sentido mal si no que me ha servido para esforzarme más. El último de momento nunca me he quedado.

Un abrazo

M@ri4 dijo...

Jo, pues no es por nada, pero yo me lo paso pipa siendo la última: ¡los últimos somos a los que más anima la gente!

José Antonio dijo...

Amigo, si se diera el caso, cuenta con mi compañía.

ALEIVE dijo...

Hola que tal, soy Alejandro Solòrzano , Te interesa poner anuncios de texto en tus blog.
Puedes ganar hasta 50 euros AL MES por cada blog o web.

Le rogamos nos remita los blogs , para poder revisarlos y calcular el nº de entradas aceptadas.



Alejandro Solórzano


Tel: (503) - 74532917



Msn / Messenger : alejandromd5@hotmail.com



Persona de contacto : Oscar Alejandro Solorzano




Saludos cordiales.

Rakala dijo...

Hombreeeeee!!! Ya estaba bien que alguien nos tuviera en cuenta!!
Pues sí, tenemos mucho mérito porque somos los que más rato estamos corriendo.
Nunca he llegado a ser la última pero siempre he estado entre los 10 últimos, y se pasa mal. Pero cuando acabas con una carrera, te entra el gusanillo de apuntarte a otra. Así que, tampoco es para tanto.
Bessets.

Gregorio Toribio Álvarez dijo...

joselop44: miedo me entró al abrir este blog y pánico sentí por el miedo al ridículo cuando comencé con las poesías. Pero cuánta satisfacción se siente. Si no se corren riesgos..

Sonia: olvidamos la esencia de que son carreras populares y que ni somos atletas de élite ni lo pretendemos. Pero está comprobado que en una carrera tu nivel de rendimiento supera con creces a cualquier entrenamiento. La adrenalina es la adrenalina.

Trapatroles: tenía este post en mente desde hace mucho tiempo.Siempre pensamos en esos grandes que vuelan a la cabeza pero olvidamos a quienes con un lento trote están realizando un grandísimo esfuerzo.

Álvaro Ruiz: ponerse un dorsal requiere un poco de valentía y salto al ruedo. No todo el mundo es capaz de hacerlo y por ello hay que valorarlo.

Un fondista de Doney: el luchar hasta final sin rendirse es el gran mérito de la mayoría. Tan sólo me retiré en una carrera y fue por lesión. Quienes son el farolillo rojo merecen todos nuestros respetos.

CarLitros: yo fui doblado hace casi un año y no dos veces sino 3 ó 4. Ya ni lo recuerdo. Fue también en un cross en el que llegué penúltimo o antepenúltimo y recibí además trofeo. Es lo que tiene el no retirarse ni dejarse llevar por el miedo al ridículo.

M@ri4: no creo que seas la última pero como bien dices, son quines reciben más calor del público. ¡Vamos, que llegas!

José Antonio: jajajaja. Algún día tendremos que jugar a ir de farolillos rojos. ¡Ojalá tengamos 70 años y nos pite el coche escoba!

Aleive: te lo agradezco, pero este blog es un mero divertimento y el dinero no entra en los planes de este blogger.

Rakala: ¿por qué se pasa mal? Puede que se pase la primer vez pero cuando se conciencia uno de que es así, hay mucho mérito de insistir y no desistir. Dan el mismo premio a quien llega el 600 que el 814. Así pues, nada de miedos ni ridículos y a disfrutar. Y que ningún público critique: corran ustedes y luego hablen.

 
Share
ShareSidebar