domingo, 22 de agosto de 2010

¿BUSCAS TRABAJO? CUIDADO CON EL AZÚCAR

Starbokeh
(Imagen de "Amir K")

Me cuenta un familiar una anécdota que le ocurrió cuando empezó a trabajar en la nueva empresa.

Durante un descanso fue a tomar café al bar junto a uno de los ingenieros, superior suyo. Estaba tan enfrascado en la conversación que rasgó el sobrecillo del azúcar, y lo volcó sin mirar dónde lo echaba.

El ingeniero estaba fumando y entre bocanada y bocanada comentaban proyectos futuros de la empresa. Mientras tanto, mi allegado, daba vueltas sin cesar a la cucharilla, atento a la conversación. Como tenían prisa, se bebió el café de un trago, sintiendo un gran amargor en su paladar. Al mismo tiempo, empezó a llegarle a su nariz un extraño olor a caramelo quemado.

El ingeniero, mirando al cenicero, donde había dejado encendido su cigarro, exclamó:

- Mira que hay gente guarra. ¡Echar el azúcar en el cenicero....!

Y mi familiar, con una cara tremenda de asco, sin necesidad de forzarla, afirmó:

- De verdad. ¡Los hay guarros!

2 comentarios:

carla dijo...

Mejor...que el azucar engorda...Besos, que tal las "vacas"?.

Gregorio Toribio Álvarez dijo...

Carla: jajaja. Las vacas han estado tan auténticas, que mira cuándo respondo a los comments. Saludetes.

 
Share
ShareSidebar