jueves, 14 de octubre de 2010

CÓMO EJERCER LA PROCRASTINACIÓN Y NO MORIR EN EL INTENTO

Experiments Second Week: Reach!
Imagen de "Reset Reboot"

Quienes nos caracterizamos por tener una mente dispersa, dedicamos bastante tiempo del día a ésa nuestra afición favorita denominada procrastinación. Si a alguien le resulta extraña esta palabreja, por aquí le explico en qué consiste.

Un procrastinador conectado a internet ha de tener cierta organización para no obviar cuestiones de relevancia y así poder continuar practicando este deporte no denominado así, aún, oficialmente.

¿Qué hago cuando obtengo informaciones interesantes mientras navego?

Aunque en la red hay marcadores dinámicos para almacenar direcciones de webs interesante en servicios como del.icio.us, Mr Wong, etc… no me acostumbro a hacerlo pues requieren un pequeño tiempo y, además, no permiten guardar otro tipo de informaciones que nos van llegando.


Así pues, mi forma de acumulación de informaciones es la siguiente:

Siempre tengo un archivo de texto abierto al que denomino EL GRAN SACO. En él voy introduciendo tanto URLs, teléfonos, citas, ideas que se me van ocurriendo para publicar en el blog, etc. Cada vez que introduzco una novedad pulso el icono correspondiente para almacenar.

Este sistema tiene ciertos inconvenientes:

1) Si no haces copia de seguridad, puedes perder la información. Por ello, cada cierto tiempo, realizo un autoenvío a mi correo para poder recuperar en caso de extravío.

2) La información almacenada puede estar bastante desordenada. Periódicamente se pueden hacer “corta y pega” para ir agrupando por temáticas los contenidos.

3) Si se almacenan URL no debidamente descritas, el localizarlas con posterioridad puede ser una tarea ardua.


Pero, por el contrario, encuentro muchas otras ventajas:

1) Lo tienes todo en un solo archivo.

2 Puedes consultar el contenido aunque no dispongas de conexión.

3) Para encontrar algo basta con pulsar CTRL+B e introducir una palabra clave que recordamos que estaba anexa a ese “tesoro” escondido.


Ya sé que os parecerá una barbaridad pero es mi forma de trabajar. En Sevilla, durante la celebración del EBE09, curiosamente, @Yoriento me contó que él utilizaba esta estrategia como forma de trabajo. ¡Qué alegrón me llevé al comprobar que no era el único que realizaba esta extraña práctica!


Hace poco, en Twitter, me dijeron que mi del.ici.ous estaría repleto de enlaces interesantes pero en dos o tres tuits expliqué brevemente lo que os cuento hoy.

A petición de @ginesciudadreal, he redactado este post para compartir cómo se “organiza” este humilde procrastinador.



6 comentarios:

Juan Carlos dijo...

Este que lo es, que no sabía que procrastinaba como un poseso hasta que tuviste a bien explicarme qué era el palabrejo y que desde entonces procrastina como un campeón (cómo antes pero ahora sabiendo que lo hago) también hace lo mismo que ud.: abro un fichero txt y corto y pego en él todo lo que encuentro, se me ocurre, me pasan, etc. Pero observo que soy más procrastinador que tú, querido Gregorio, y en vez de mandarlo por correo lo guardo en el escritorio y alguna vez en un lápiz de memoria. Y alguna vez se me ha borrado y me quedé sin ideas. ¡Eso es procrastinar y lo demás son cuentos!
Salu2

orientacionandujar dijo...

MUchas gracias por tus palabras me ha parecido una idea fantastica.

Que te parece dentro del archivo de tecto puedes crear hipervinculos a materiales interesante que tengas dispersos por el blog y ya será en MACROMEGASACO

Iñaki Murua dijo...

¿y cuándo revisas y haces limpieza en el saco? ;-)

Bruja-Luna dijo...

Yo soy mas rupestre! Voy con una libretita en el bolso por aquello de que estoy muchas horas fuera de casa y sin medios tecnológicos a mano y esa libreta es mi cajón de sastre y a veces se acaban las hojas y hasta las tapas sirven para anotar algo, incluso hay variedad de colores según lo que pillo en el momento para escribir incluso a veces mi letra es como la de un medico... Es mi libreta de los tesoros.
Un fuerte abrazo

Anónimo dijo...

Me parece que pasas mucho tiempo solo.

Al final te has hecho una idea equivocada del concepto procrastinar. Mejor te vas al DRAE. Para procrastinar primero has de tener algo que hacer… luego lo procrastinas.

Gregorio Toribio Álvarez dijo...

Juan Carlos: pues lo que haces es muy similar a mi modus operandi: EL GRAN SACO, en el escritorio y siempre abierto; al pen drive, cuando me acuerdo; y al corrreo, ya ni me acuerdo.

orientacionandujar: vamos a tener que ir organizando más nuestras carpetas, porque los escritorios parecen un mercadillo. A ver cuándo.

Iñaki Murua: efectivamente, la "basura" como tareas a hacer, citas, teléfonos, van directamente al marcar/suprimir tras ser irrelevantes o haber sido almacendas en su correspondiente archivo.

Bruja-Luna: oye, que yo también tengo mis montones de papelitos en la cartera, bolsillos, funda del ordenador... ¡Vamos! Un desastre.

Anónimo: es cierto. Yo no tengo nada que hacer en la vida. Mi vida es un hobbie total. De todas maneras a mí me pagan sin trabajar, me hacen la comida, me hacen las compras... ¡Qué bien vivimos los que no tenemos nada que hacer! ¿Envidia?

 
Share
ShareSidebar