lunes, 26 de mayo de 2008

EN CASA DE LA VECINA


Para los que somos de "mente dispersa", no hay cosa que nos dé más coraje que la poca solidaridad de "los OTROS": los de mente clara y convergente.

Los AQUELLOS somos pocos y nos caracterizamos por simultanear 20 actividades mentales, lo cual no quiere decir ni inteligencia ni superioridad; sólo dispersión. Los OTROS concentran su mente en un pensamiento, analizan, deciden, ejecutan y producen.

¿A qué viene esta "diarrea mental"? A un hecho cotidiano que muchos dejamos escapar. A la repetida pregunta: ¿Dónde está...?

Estoy ante mi portátil escribiendo este artículo, pensando en el viaje del cole, viendo las noticias en la tele, pensando en qué comeremos, qué foto pongo en este post, cuándo voy a hacer la declaración del IRPF, ideando el próximo artículo del blog de la clase de 5-6 de Abrucena,... Pero el volumen de la tele está demasiado alto. ¿Dónde está el mando?

- ¿Dónde va a estar? -contesta mi amadísima-. ¡¡¡En casa de la vecina!!!

Claro, está ante mis ojos y no lo veo.

Y como esta, miles de situaciones similares. Tan sólo hay tres objetos que no están en casa de la vecina: la cinta de mi pulsómetro, el reloj y mis zapatillas deportivas. Todo lo demás está en la vivienda próxima.

¡Qué poca ayuda recibimos los AQUELLOS de los OTROS! ¡Qué falta de solidaridad! Los AQUELLOS somos capaces de decirle a la esposa:

- ¡Se ha averiado la cerradura del coche!

Y recibir como respuesta:

- ¡Nene, tu coche es gris plateado y estás intentando abrir uno de color rojo!

Estoy sintiendo últimamente cierta dosis de celos de la vecina. ¡¡¡Todas mis propiedades están en su casa!!! ¿Se habrá transformado en una cleptómana compulsiva? ¿O todo esto es fruto de mi mente divergente?

El otro día tuve que hacer una llamada urgente y, como siempre, me volví loco buscando el móvil. Como las mujeres siempre tienen la razón, me dije:

- ¡Pues estará en casa de la vecina!

Salí, llamé al timbre contiguo y... ¡SORPRESA! ¡¡¡Allí estaba el móvil!!! Y es que, mi mujer, se lo había llevado y estaba en la casa colindante, tomando café con la susodicha.

También he oído de más de un marido que desapareció misteriosamente y luego estaba ¡en casa de la vecina!

Cuando vengáis a mi casa y preguntéis por los trofeos que he ganado corriendo, ya sabéis dónde están:

¡¡¡EN CASA DE LA VECINA!!!

23 comentarios:

David Rodriguez Roures dijo...

Si es que tantas cosas en la cabeza no puede ser,por muy cerebrito que uno sea,aunque creo que esto nos pasa a todos,yo también soy de los que abro el armario buscando algo que tengo enfrente y no lo veo,sera que tengo vista rápida,tal vez demasiada,por lo menos las zapas no las pierdes nunca,el día que las pierdas empieza a preocuparte,un saludo.

Correoradelamuerte dijo...

¿se ha dado cuenta de que tiene repetidos un par de blogs en su pequeño listado "Filius"? ;D

Osk@r dijo...

JAJAJA muy bueno este post ! Me encanta ... y que razón tienes! Mi vecina también tiene que tener muchas cosas mias.

Un saludo

Jesús Lens dijo...

Más vale que la relación con la vecina sea bien aceptada por la esposa... porque si no... eso de dejárselo todo en su morada podría provocar tempestades.

;-)

Mª José dijo...

Este post es genial, y he sido la primera en votarlo.
Ha heredado todo el estilo de su "matter" maruja.
Yo creo que tenemos la cabeza ocupada pensando en qué vamos a poner y dónde, es decir, en los blogs.

irishdecai dijo...

jojo, y esta buena la vecina por lo menos? es amable? preguntale por favor si es por ahi que tiene mi cd de elton john porque ya mire en casa de mi vecina y no esta a ver si por estas cosas de los interneses ha llegado por ahi. La verdad, y hablando un ratito en serio, es que yo tambien soy de un despiste increible como para buscar el mando teniendolo sobre las piernas y cosas asi. Lo malo, es que de joven me reia y lo llamaba despiste. Ahora despues de los 40 me grita mi adorada esposa cuando me pillo algun berrinche por no localizar algo: "que penita llegar a viejo"

María dijo...

Jajajaja te juro que me parto, ¡¡¡qué risa con este post!!! está super genial, te lo juro, eres un genio escribiendo.

Cuando no encuentre algo, seguro que estará en casa de la vecina, por lo que no me voy a molestar en buscarlo en mi casa jajajaja.

Un aplauso por este post, un beso y un rosa.

Gregorio Toribio Álvarez dijo...

David: es que los corredores tenemos la mente más rápida que la vista.

Correoradelamuerte: si es lo que le digo a David. La vista no es lo que nos caracteriza. La verdad es que está aposta, para poder "espiar" lo que está escribiendo mi mujer en su blog y no me cueste encontrar el enlace.

Osk@r: por lo menos, que no tenga ni tu portátil ni tu ratón, que si no, nos perdemos tus artículos.

Jesús: menos mal que nos llevamos bien con los que nos rodean. Así nos ayudan a buscar lo perdido.

Mª José: la MATTER maruja es inigualable. Gracias por ese voto pero ya no cuenta porque he tenido que volver a activar la encuesta de nuevo.

Irishdecai: ¿que si está buena la vecina? Pero, ¿es que tengo vecina?
Un saludo.

María: de genio nada. Es facilísimo escribir este "POST". Te lo da en bandeja la vida misma. Un saludo

Mª José dijo...

He vuelto a votar, en .... nada menos que en 4 casillas.
¿No seré yo tu vecina?
Es que como te visito con tanta frecuencia !!!!
Mis visitas van a superar a las de google, ya verás.

Mari Carmen Rueda dijo...

Si es verdad que tienes demasiadas cosas en la cabeza,pero para eso está la PDA, para anotarlo todotodo. Parece que vivimos en casas distintas, nunca sabes donde están las cosas aunque pienses que tienes orden dentro de tu desorden, algún día la vecina se cansará.Qué pena hacerse mayor, el alzheimer está a la vuelta de la esquina.

kikealfa dijo...

no se que comentarte pues no he leido el articulo.......!!!!!!!!!!prometo leerlo

Agustin Mancilla dijo...

Gregorio, no he leído tu artículo. Los grandes hombres escriben grandes pensamientos.

Toñi Fdez Hdez dijo...

Esto es demasiado filosofico para la "diarrea mental" que tengo esta tarde. Además luego te enfadas si te hago comentarios.je je

Antonio García Maza dijo...

No te preocupes a todos nos pasa.

Reyes Jiménez dijo...

La oficina de objetos perdidos es en BLOG con los enlaces de todas las vecinas e hijas de las mismas.
Tengo una vecina no hace falta que me pierda para saber donde estoy ni yo ni el resto del barrio.

Gregorio Toribio Álvarez dijo...

Mª Jose: gracias por tu voto.

Mª Carmen: iba a contestarte pero tras leer tu comentario resulta que no recuerdo nada de lo que has dicho.

Kike y agustín: gracias por no leer. Vosotros sí que sois inteligentes.

Toñi: es que hacer cursos Web2.0 a estas tardes, es una diarrea asegurada. Vamos a tener que ir cortando e ir buscando la coca-cola.

Gregorio Toribio Álvarez dijo...

Reyes: ¿no será que está enamorada?

JOSE ANTONIO FLORES VERA dijo...

¿ Y quién no se dispersa, Gregorio, con tantas rarezas a nuestro alrededor ? El día que en casa de tu vecina te encuentres las zapas de correr, comienza a preocuparte. Saludos.

Grimo runner dijo...

Oye que soy tu vecina, a ver si tienes un ratito y me desescombras esto de cosas tuyas, que tienes más trofeos que el Grimo, que ya es decir. Ala un abrazo y vente pronto a recoger.

Gregorio Toribio Álvarez dijo...

José Antonio: el día en que me encuentre las zapas en casa de la vecina, más que preocuparme yo, se preocupará mi mujer. Salu2

Grimo vecina: ¿Eres tú quien tiene mi 4x4 que no encuentro?

Reyes Jiménez dijo...

Que corazón tan grande!¡Le cabe todo el mundo!
Si quieres saber su edad:la edad de mi vecina

JMC dijo...

Pues esperemos que la vecina tenga el síndrome de Diógenes para que no te tire las cosas a la basura, como me hace mi santaesposa, y así lo tendrás todo organizadito.

jejejejej cuñaooooo..............

Gregorio Toribio Álvarez dijo...

Reyes: un saludo. Ten cuidadín y no vayas mucho a casa de la vecina....

JMC:yo soy otro de el gremio de las santaesposas que cuando deja algo mal puesto, va a la basura. Las vamos a tener que apuntar a un cursillo acelerado de "Diogenética aplicada al Hogar de los Dispersos Mentales".

 
Share
ShareSidebar