martes, 28 de abril de 2009

CONVERSACIONES EN CARRERAS

(Imagen de "indrasensi")

Quienes leen este blog deportivo y la única modalidad de ejercicio que practican es el desarrollo muscular de las falanges de los dedos por pulsación del mando a distancia del televisor, me han llegado a preguntar que si en las carreras se habla con quienes nos acompañan. Pues vamos a ello.

Dar un paseo a media mañana de un domingo es un buen motivo para ir conversando con nuestros acompañantes. Pero cuando andamos rápido ya empieza a costar trabajo el charlar. No digamos nada, si lo hacemos corriendo.

En la Avenida Joaquina Eguaras, cerca de mi casa en Granada, veo cómo los cracks marroquíes ruedan a 4 minutos el kilómetro y van charlando todo el camino. ¿Cómo pueden?

Por darle fluidez a esto, os explicaré de qué hablo cuando estoy entrenando y voy con alguien al lado (cosa extraña), clasificándolo según la velocidad:

A 5’30 el kilómetro: debates de cualquier tema, cuentas chistes…

A 5’00 el kilómetro: hablas exclusivamente de carreras y atletismo.

A 4’30 el kilómetro: puedes emitir alguna frase suelta cada 5 minutos.

A 4’00 el kilómetro: solamente onomatopeyas y algunas palabras soeces.

¿Qué se oye en las carreras?

Una frase muy graciosa que dijo una vez un corredor (y que yo he replicado en otras ocasiones) al público:

- ¡A ver esas palmitas! ¿O las tenemos que hacer nosotros?

Otra perlita que solté en la Media de Málaga a los que iban a la cabeza y nos cruzábamos en una avenida:

- ¡Ojo, que hay un radar tras la palmera! (Y era verídico)

En la única carrera que he ido charlando fue en la Media del Melocotón de Guadix con Pedro Gª Carrasco, porque el ritmo que llevábamos era “relativamente” suave.

Definitivamente me inclino por casi no hablar prácticamente en las carreras:

Soy hombre. Mi neurona no me permite realizar dos actividades simultáneamente.

Si me lo permitís os avanzo, ahora que estoy sentadito y sin moverme, que para mañana tengo preparados unos cuaversos que, para variar, espero que os resulten originales.

20 comentarios:

Lay dijo...

Te doy toda la razon amigo Gregorio, todo es cuestion delritmo que llevemos, que vas mas lento? hablas mas....... que vas mas rapido? lo unico que se te escucha es uffff..... jajajaja en fin con lo bien que se va tranquilito y nos empeñamos enir cada vez mas rapidos, sera porque nos cansamos de hablar....? no creooo. saludos y gracias por la correccion.

IRISHDECAI dijo...

jeje, a mi mi Entrenador me dice que vaya a trote y yo le digo, vale reflejado en Minutos/kms cualo ritmo es ese? y me dice, si puedes conversar con tu compañero mientras correis, ese es el ritmo. Hace unos años en 7 Aguas, carrera dura de verdad donde las halla, recuerdo que ibamos subiendo una de esas interminables cuestas cuando nos apartamos a un lado para ver bajar a los Kenyatas en disputa con JUAN CARLOS DE LA OSSA. Recuerdo, que nos paramos a un lado y comenzamos a jalearles y a aplaudir como locos jeje.

Juanito dijo...

jejeje, que bueno, pero es que tienes toda la razón. Mira que en la pista en la que yo entreno a veces voy detrás de la grupeta de atletas y mientras yo voy en todo lo mío ellos van tranquilamente charlando y riendo, jeje, y cuando deciden subir el nivel...pues ya sólo los veo pasar por detrás cada tantos minutos..y los profesionales de la pista, como yo los llamo, ya ni contarte!, un saludo.

Paco dijo...

Con lo que nos cuesta correr Gregorio! y encima Hablar....
y en La Ragua? donde se emiten sonidos similares a palabras, más bien quejios o lamentos...jajaja

Pedro Gª Carrasco dijo...

Cierto es que hablamos, pero uno más que otro, siempre se me ha dado mejor escuchar. Y lo de carrera relativamente "suave",... no he padecido carrera más dura sin contar las de montaña, evidentemente. Hubo momentos que me costaba trabajo respirar, (¡cuando intentaba convensar!).
Saludos.

Nefer dijo...

Jajaj bueno yo es que como no corro pues no hablo, y como no hablo mucho pues tampoco corro... en fin, que me parto contigo Grego, ^_^

Besillos

Juan Carlos dijo...

Efectivamente tengo las falanges como las de un leñador de robles. No veas como de desgastadas están las teclas del mando a distancia.
Pero lo entiendo perfectamente. Aunque lo mío es la bici, en cuanto ya empiezas a subir una pequeña cuesta (todo está en cuesta) o empieza a soplar viento de frente (nunca sopla de otro modo, incluso puede soplar de frente y de lado al mismo tiempo) ya sólo abro la boca para que entre todo el aire del mundo no vaya a ser que se me salga el rastral si no me concentro...

Dani dijo...

Es curioso, pero cuando salgo con mi mujer a correr, va mejor cuando despelleja a algún pobrecillo durante el camino... Se ve que se emociona y se olvida de lo que le cuesta correr.

Eso sí, antes para de correr que dejar de hablar........

Bomarzo dijo...

Yo sería incapaz de hacer algo que no fuera pensar en pararme. Deseando ver los cuaversos.

SONIA dijo...

Creo que en mi caso, a no ser que lleve un ritmo tremendamente "cochinero", no puedo casi articular palabra. Es como si se me fuera la concentración por la boca. Y en una carrera ni te cuento!! Además, suponiendo una Media, la cantidad de temas que se deberían de sacar en hora y media y dos horas. Voto por el silencio por aburrimiento!!:P

joselop44 dijo...

Muy interesante, yo tambien voyu a correr y mas bien andar por la misma avenida. Soy incapaz de hablar mientras corro, tengo bastante con intentar no asfixiarme.
Saludos

Tus-mundos dijo...

Me ha gustado la de las palmas, jaja. A ti hasta te silbarán.
Yo corro poco y si lo hago suele ser sola, así que...
Que digo yo, que para Abla, ¡uy! perdón,para hablar se va uno, después de correr, a tomar una cervecita que sienta mejor :-) Cada cosa en su momento.

Un abrazo

Pepe Rubio dijo...

Tienes toda la razón en tu clasificación. Yo, de hecho, debo tener una neurona que cuando bajo de 5:00 el Km, hace que solo salga por mi boca aire y alguna que otra palabra en arameo, y si a eso le unes un terreno con cuestas a veces no sale ni aire. Un saludo!!!!

Anónimo dijo...

Supongo que ese rato de correr es un buen momento para reflexionar. Especialmente para pensar en dejar de correr cuanto antes y escaquearte... Es lo que yo haría, No sé.
Rigoletto

pande... dijo...

Jajajajajajajaja, soy hombre y mis neuronas... éste me lo sepo, además de ésto mal asunto como uno corra, y hable que Don Gregorio se me ahoga, y no lleagaría nunca a la meta, a qué no simpático.

Eres ingenioso y cuando metes datos, es que no paras, te voy a llamar Don cronómetro!!

Hasta mañana si no se me pasa...

Rebeca Álvarez dijo...

Seguro que las mujeres irán charrando hasta la meta juas juas no callamos ni bajo el agua jeje,pero bueno...yo tuve una temporada que corría y hablaba y hablaba en todos los entrenamientos,menos en los cambios jeje,luego me he hecho mas baga y no corro jeje pero hablar que no quede,un beso primo.

Grimo runner dijo...

Buenísimo lo del radar destrás de la palmera, jajjajjjj, yo en las carreras no me llega la sangre suficiente a la cabeza para ver ni el radar. Un abrazo.

Gregorio Toribio Álvarez dijo...

Lay: correr, sobre todo compitiendo, y hablar es muy difícil. Encantado de colaborar.

Irishdecai: a mí me pasa lo mismo. Eso de decir "trotar" sin especificar tiempos desorienta mucho.

Juanito: es que cada cual lleva sus ritmos. Nosotros, sin prisas.

Paco: pues en La Ragua sí que pude charlar un rato en el tramo de descenso. Además busqué la conversación para retener para el postre.

Pedro Gª Carrasco: estuvimos hablando hasta que llegamos al ascenso a Purullena y después hasta encontrar esa larga recta tras Benalúa. ¡Cómo sufrimos!

Nefer: aplicando el círculo vicioso, ¿no?

Juan Carlos: los musculitos de los dedos hay que ejercitarlos muy bien para poder sujetar el manillar.

Dani: Mujeres corriendo=Mujeres hablando. Ni por esas...!

Bomarzo: todos tenemos esos pensamientos. Ya están los cuaversos disponibles.

Sonia: ¡anda que no se podría hablar en la Media Maratón! Pero, ¿quién puede?

joselop44: también me extrañaba yo cuando empecé a correr. Dicen los expertos que hablando mientras corres te permite coger el ritmo adecuado.

Tus-mundos: di que sí, que las charlas son con cerveza. A ver qué charla nos das dentro de 3 fines de semana desde Rusia.

Pepe Rubio: es que corriendo y hablando domina uno hasta los idiomas que no existen.

Rigoletto: ¿cómo crees que saco ideas para publicar en el blog a diario?

Pande: el cronómetro no se me olvida nunca. Bueno, hoy tengo cuaversos, y ya que te gusta la poesía, a ver qué opinas de ellos.

Rebeca: pues cuando he ido en carreras la mayoría lleva compañía y no para de darle a la sin hueso.

Grimo runner: y además totalmente verídico, que no me lo he inventado (había testigos que me leen y luego lo pueden desenmascarar...)

eltercero dijo...

A veces me ayuda a mantener un ritmo constante de trote, pero cuando no puedo decir nada entonces es que voy rápido, bueno, más rápido de lo que suelo hacerlo, que no es velocidad

Gregorio Toribio Álvarez dijo...

Eltercero: el mejor examen para saber si estamos corriendo demasiado rápido o no, te lo determina la posibilidad de charlar. Si puedes hablar sin entrecortar la voz es que estás entrenando al ritmo adecuado (refiriéndonos a esas tiradas largas de 10-15 km). Cuando estamos de series (entrenamiento de calidad), en boca cerrada no entran moscas.

 
Share
ShareSidebar