jueves, 15 de octubre de 2009

DEMOSTRACIONES DE AMOR


(Imagen de "solofotones")

Tras leer los comentarios del post Amor Cibernético, la mayoría coincidisteis en que como lo tradicional no había nada. Hoy os haré una descripción de cuáles son los signos que los hombres demostramos para exteriorizar nuestro enamoramiento por una mujer, a lo largo de nuestras vidas, como siempre en clave de humor. Invito a una Blogger a que conteste con un artículo-réplica desde su perspectiva femenina:

De 0 a 1 año: te gustan aquellas que van en un carrito y visten de rosa. Aunque por culpa de algunas madres que visten a sus bebés de cualquier forma, a veces se producen ciertas confusiones de las cuales uno es ajeno porque aquí se es muy, pero que muy machito.

De 1 a 3 años: se exterioriza el amor acercando a la chica una bolsa de gusanitos ofreciéndole que coja uno. Si acerca la mano, se retira rápidamente la bolsa para demostrarle que se tienen buenos reflejos. ¡Que le compre su padre, que yo tengo mucha hambre!

De 3 a 6 años: si te gusta una chica, no paras de pavonearte dando vueltas a su alrededor. Pero que no se acerque, que saco las uñas y los dientes.

De 6 a 12 años: las niñas son unas pavas. Te gusta alguna pero la ignoras, no vaya a creerse la importante. En todo caso, si hay que demostrar algo, le enseñas los coleccionables de futbolistas que son tu verdadera pasión.

De 12 a 15 años: para mostrar el cariño que se tiene, lo mejor es contárselo a su amiga, no vaya a creérselo demasiado. Hay que mandarle muchos SMS diciendo que estás aburrido y agregarla en el Tuenti a toda costa.

De 15 a 18 años: si te gusta una chica, lo mejor es darle un beso o tal vez dos. En caso de que ella los acepte con agrado, sería mejor que buscases a otra porque es señal de que seguro que no muestra interés por ti. Además, ¿qué haces besando a una chica si lo que a ti realmente te enamora es el fútbol, el basket y los ordenadores?

De 18 a 21 años: para demostrar que te gusta una chica, no hay mejor forma que pillar una buena borrachera cada vez que estés junto a ella. Es importantísimo que los colegas estén a tu lado para que opinen lo molón que eres y qué atractivo les resultas a las chicas.

De 21 a 24 años: es mejor dejarse ya de tonterías. Le declaras tu amor y empiezas una relación. Si va bien, perfecto. En caso contrario, el mundo está lleno de chicas deseando estar contigo. ¡Viva la juventud!

De 24 a 30 años: es hora de ir sentando la cabeza, que ya se tiene madurez. Hay que hacerle regalos para convencerla de que eres el hombre de su vida. Cuanto más originales, más lograrás aferrar su amor por ti.

De 30 a 50 años: ya no hace falta demostrar nada, porque todas las señales de amor fueron ya puestas al descubierto. En caso de que la chica reclame el “últimamente no me dices que me quieres”, basta con decirle “sí que te quiero” y a otra cosa mariposa. Si se regala algo, que sea práctico: una funda para el coche, herramientas, una caja de esa cerveza especial o vino que tanto te gustan, aquel libro que querías leer pero que aún no pudiste comprar…

De 50 a 55 años: con tal de que se vaya de tu lado, le regalas lo que sea: el piso, el coche, los muebles, le das una pensión…

De 55 a 56 años: te das cuenta de que “no es bueno que el hombre esté solo” era una frase realmente cierta y comienzas una nueva relación.

De 56 a 58 años: compruebas en tus carnes aquello de que “el hombre es el único ser que tropieza dos veces con la misma piedra”.

De 58 a 65 años: si mantienes alguna relación, piensas: “que me quede como estoy”. En caso contrario, buscarás desesperadamente alguna compañía. Es el momento en el que todas las mujeres te gustan pero ya no le gustas a ninguna de ellas.

De 65 años en adelante: si mantienes una relación, ve llamando al Guinnes, que quizás te den un premio. Si no tienes relación ve haciendo amigos en el Hogar del Pensionista, que la vida puede ser muy, pero que muuuuuuuy larga.

12 comentarios:

Dani dijo...

Jajajaja, absolutamente GENIAL. ¿Se ha dado cuenta que según se va haciendo uno mayor van pasando muchas más etapas en menos tiempo?

Buenoooo, yo soy afortunado, y me encanta confesarle que llevo desde la tierna edad de 17 años con la que ahora es mi mujer... ¡15 añitos ya!

Un abrazo D.Gregorio, ¡me ha encantao!

Juan Carlos dijo...

Vaya, qué duro y qué cierto

carla dijo...

Muy puesto estás tú en esto del amor...

A79 dijo...

En realidad (intentaré utilizar un tono con un poco de humor), ¿ qué es el y en qué consiste el amor ?

La pasión, sólo dura 9 meses. Lo mismito que un embarazo.
El cariño, pues, dura lo que dura.
El amor tranquilo, se duerme en el sofá.
El "otro" amor, casi siempre con migraña.
El verdadero amor, en un poema de Machado.
El amor con humor, ¡ ay, que me parto !

Así que me quedaré en la franja de entre los 30 y los 50 (más cerca del último número). Le diré a mi "amor" que compre unas buenas cervezas y dos entradas para el cine. Qué ya toca.

Un abrazo. Toni Sagrel.

Quique dijo...

Buenisimo Gregorio...yo creo que voy a llamar a los del Guinnes, llevo 21 años con mi mujer...y sólo tengo 39.... y estamos en la fase de los gusanitos...ja,ja.

Un saludo, eres un crack
Quique

Blanca Abreu González dijo...

Buenisimo tu comentario.. !la veteranía que te acompaña!..... Cuando el amor se vive en una segunda parte es diferente ....eso de que las segundas partes nunca fueron buenas, no es el caso jajajajaj
!!! un saludo ...

Paco Montoro dijo...

Eres un experto en el amor, je, je. Las características de mi edad 45 años, estoy muy de acuerdo.
Un abrazo

Tus-mundos dijo...

Uy, uy, uy... mal lo llevo, con teitantos y sin pasar una sola etapa :-D, no sé, no sé.
Me quedo en la de los 65 porque la vida es muuuuy larga :-)
Genial, Gregorio!

SONIA dijo...

Puff, si todos tuvieran estas etapas bien interiorizadas... El problema surge en mezclarlas, que uno está pensando en que le digan "te quiero" todos los días mientras el otro sólo piensa en comer gusanitos... Muy simpática la entrada!

Un saludo!

Gregorio Toribio Álvarez dijo...

Dani: muchas gracias. ¿15 añitos llevas? Yo empecé con 18 y ya estamos en los 47. Me falta poco ya para la treintena. Que nos sea leve y sigamos como estamos.

Juan Carlos: ¿para qué nos dedicaremos a estas cosas?

Carla: estoy aprendiendo poco a poco.

A79: Jejejejeje. Muy bueno. Espero que fuesen negras esas birras.

Quique: pues quedaos en la fase de los gusanitos, que así el asilo quedará más lejos.

Blanca Abreu: cada etapa tiene su encanto y hay que intentar saber encontrarlo.

Paco Montoro: ¿experto yo? Tan sólo un principiante con experiencia. ¿?¿? Jejejeje.

Tus-mundos: jajaja. Todo llegará, ya verás.

Sonia: muy bueno. Eso haría falta: sincronizar a los componentes de la pareja.

littlepollo dijo...

jajajajja No está mal, no... aunque termina siendo algo triste y no siempre tiene porqué ser así :)

Gregorio Toribio Álvarez dijo...

littlepollo: termina triste pero esto es nada más que ver la vida desde el punto de vista humorístico. Perdón por el "spammeo".

 
Share
ShareSidebar